el blog de los proyectos de Olga Berrios

Escaparate personal

Pensó que no podía ser un sueño

– No -exclamó al cabo de un rato-, esto no puede ser realidad. Debo estar soñando que estoy aquí y que veo todo esto.

Se volvió a echar rápidamente y cerró los ojos para seguir durmiendo. Pero con los ojos cerrados no veía nada. Entonces pensó que no podía ser un sueño.

En “Jim Botón y Lucas el Maquinista”, de Michael Ende.

jim knopf

Leave a Reply