El pasado septiembre de 2019, las chicas de Te estoy poniendo verde nos pidieron a mi amiga Luz y a mí que habláramos de nuestros viajes en bici. Fue en el barrio, durante una actividad más amplia sobre la movilidad sostenible.

La verdad es que me hizo mucha ilusión y me di cuenta de que tenía mucho que compartir dado que llevo 14 años y más de 5.000 kilómetros como biciviajera o cicloturista.

Me apunté algunas notas y pensé en guardármelas para escribirlas algún día aquí en el blog. Las apunto y desarrollo.

Disfrutar del trayecto

Mi hermana Eva me comentó alguna vez que generalmente cuando viajamos intentamos evitar o acelerar el trayecto. Queremos estar en el sitio lo más rápidamente posible.

Viajar en bici para mí ha supuesto lo contrario: el sentido es el trayecto, no tanto llegar a un punto y visitarlo. El recorrido y todo lo que encuentras es el protagonista.

De hecho, a menudo me ocurre que el final es lo que más detesto. Me pasó sobre todo al llegar a París, Budapest y Ámsterdam. Supongo que es a menudo porque significa que el viaje se acaba, pero sobre todo porque el viaje pacífico se pierde en el caos, la contaminación y el ruido de grandes urbes.

Ritmos

Sé que otras personas cicloviajan a gran velocidad, recorriendo mayores distancias en menor tiempo, haciendo grandes desniveles. Para mí, cicloviajar es una cuestión de cambio de ritmo. Apacigua la vida.

La bici te permite visitar lugares con más calma que otros medios de transporte. Disfrutar de paisajes con mayor tiempo.

Zen

Mi amiga Luz y yo solemos decir que entramos en trance al pedalear durante tantas horas. Muchas veces cantamos, otras charlamos. Pero otras, durante mucho tiempo, solo estamos en silencio embobadas con el pedaleo y el paisaje. Es algo espiritual.

Y esta, para mí, es la principal diferencia con el ciclismo urbano, que también practico pero no adoro tanto.

Es una forma de viajar, no un deporte

Para mí, es un estilo de viajar, casi un estilo de vida. No es un deporte, aunque me encanta que entrañe hacer ejercicio. Tu objetivo no es mejorar tu estado físico, aunque quizá te cuidas más que viajando de otras maneras más sedentarias. Suelo repetir que no somos de sufrir, de machacarnos.

Si alguna vez hemos hecho 113 kilómetros en un único día, era porque estábamos disfrutando, no porque quisiéramos superarnos a nosotras mismas.

También me gusta señalar la cantidad de gente mayor que practica esto de biciviajar en otros países, no tanto en España. Mientras en muchos países de Europa, la mayoría de gente con la que nos cruzamos puede tener unos 60 años o mucho más, en España la gente suelen comentarte que somos unas locas y que lo podemos hacer porque estamos jóvenes.

Derecho a salir de tu ciudad

Quizá has escuchado que las carreteras suponen una trampa para muchos animales porque generan barreras en las zonas que habitan. Por ejemplo, les impiden alcanzar un río donde antes bebían.

Cuando haces rutas entre ciudades en bici o a pie, descubres algo tremendo. La trampa es también para las personas. A menudo, es muy difícil salir o entrar a tu ciudad en bici o a pie. Hay carreteras peligrosas que debes evitar. Y pocos caminos y casi ninguno señalizado. Deberás apañártelas para encontrar vías de escape.

En España, el derecho a salir de tu ciudad a pie o en bici no se cumple.

Ver lo oculto

Algo que relaciono con lo anterior es que me da la sensación de que, en bici, descubres muchas cosas ocultas a otros medios de transporte. Por ejemplo, descubrí el paseo fluvial del Manzanares. Al menos 3 carreteras y una vía de tren pasan por encima de él, pero desde el tren o el coche no es visible.

Cruzar países con tu esfuerzo

Me flipa pensar que he cruzado un montón de países con mi propio esfuerzo. Que he ido desde Praga hasta el mar con la única ayuda de una bici. Que una vez salí de mi casa en Madrid y fui a visitar a mi madre en Jaén sobre 2 ruedas. Se trata de una forma de viajar que aporta mucha satisfacción personal.

Estructura

La mayoría de los viajes que he hecho han sido gracias a cierta estructura. Sobre todo, carriles bici, albergues, campings, supermercados y señalización. También es fundamental la información de rutas como las guías Esterbauer y, usadas hasta ahora por mí en menor medida, apps como Google Maps o Wikiloc.

Solemos descartar viajes de grandes desniveles, pero también en los que carreteras con mucho tráfico, pocos lugares seguros donde hospedarse o comprar comida barata y sobre todo en los que hay cero señales o cero información

Bicilización

Es un juego de palabras que me inventé y mezcla las palabras bici y civilización, que veo que han citado en El País. Vendría a ser la cultura basada en un uso cívico de la bicicleta.

Podría suponer:

  • Menos estereotipos sobre el uso de la bicicleta. Por ejemplo: es para jóvenes, no para mayores o niñas y niños.
  • Transporte urbano, interurbano y convivencia más pacíficos.
  • Se garantiza el derecho a salir de tu ciudad a pie o en bici.
  • Hay bicis adaptadas para todos los usos y las personas.
  • Hay estructura que permite y facilita el uso de la bici: carriles seguros, señalización, información, aparcamiento, alojamiento…

Lo dejo porque ¡veo que esto da para otro artículo!

La importancia de la compañía

Cicloviajar es genial, pero no siempre es fácil. Aunque la mayoría del tiempo supone un disfrute, también a veces te pierdes, pasas frío, calor, hambre, sed, miedo, te tratan mal.. Al final, merece la pena, pero también depende de cómo lo afrontes. Y con quién.

Yo quizá soy una especialita. Pero, desde mi punto de vista, no vale ir con cualquiera. He viajado a veces sola, pero no me siento segura para hacer grandes viajes. Y lo grande de cicloviajar es poder compartir las anécdotas, los recuerdos y reírnos de ellos.

Para mí, cicloviajar tiene mucha relación con disfrutar de la compañía de mi amiga Luz. He viajado con otras personas, pero creo que ella y yo compartimos más kilómetros y compartimos también de una manera muy similar la actitud ante los viajes, y cómo entendemos y vivimos, disfrutamos o sufrimos las aventurillas que tenemos.

luz y olga hablan de sus cicloviajes

Luz explica su experiencia al viajar

Artículos relacionados