Ya no recuerdo su nombre. Pero recuerdo que me contó que había sido director de banco en Caracas. Lleva dos años viviendo en Madrid, con su mujer y sus hijas. Ahora conduce un coche para ganarse la vida. Pero es feliz.

“Puedo pasear en paz por la calle -compartió-. Es una de las cosas que más nos gustan a mi mujer y a mí: pasear, descubrir, entrar en cada tasquita. Eso no se puede hacer allí”.

Me alegró mucho que se sintiera tan bien acogido. También compartir la pasión por pasear. Y me hizo muchísima ilusión cuando le vi apuntar las dos recomendaciones que le hice: la Dehesa de la Villa y el Parque de Berlín.

“¿Sabe usted que en Madrid hay parte del muro de Berlín?” -le había comentado. Él lamentaba llevar ya dos años en la ciudad y no haberlo descubierto. “No se preocupe. Conozco a mucha gente de aquí que tampoco lo sabía”. Él se espantó ante la idea.

A veces me sorprende esa falta de curiosidad. Quizá también influyen las prisas y esos medios de transporte que aceleran la vida, pero nos roban el hecho de disfrutar del camino. O tenemos un estilo de vida que nos lleva a frecuentar otro tipo de espacios o… a quedarnos en casa.

Incluso en mi propia ciudad de nacimiento, Jaén, me encanta y me propongo saber disfrutar y aprovechar los sitios maravillosos que hay, aunque algunos ya los conozca de haber ido mil veces. Y también procuro sospechar que aún hay mucho que desconozco y debo descubrir.

Supongo que suena a tontería pero me gusta tener la seguridad de que, si me tengo que mudar, nunca lamentaré haber ido pocas veces a la Dehesa de la Villa, uno de mis parque preferidos de Madrid, porque sé que he llegado incluso a ir tres veces al día.

Escultura de Guerrero ibero. Excepto la armadura, por dentro está hueca. Está sobre cerrito

¡Y me siento rica! Soy rica porque tengo una barbaridad de sitios favoritos. En Madrid, tengo la Dehesa, el Pardo, el Madrid Río, la junta de los ríos Jarama y Manzanares o el templo de Debod. O pasar horas en la huerta de Tetuán. O simplemente caminar desde casa al centro.

En Jaén me gusta hacer castilling, subir por el carril de Fuentelapeña, pasear por el Neveral, hacerle fotos al guerrero ibero en el cerrito de los lirios, correr por el camino de Valparaíso o la vía verde o acercarme al Bulevar.

¿Cuáles son tus lugares favoritos? ¿Qué sitios has descubierto últimamente?

Olga con gafas de sol molonas. Detrás, muralla de Jaén