Un mundo en el que ya no queda violencia, ni ocurren accidentes. Las personas llaman a la ambulancia solo cuando tienen mucho sueño y necesitan que les lleven urgentemente a la cama.

Este microcuento lo hice hace años, pero no lo encuentro en el blog. Así que lo publico hoy.