Un mundo en el que la confianza ha vuelto y los sueños infantiles son protagonistas, triunfa una app en la que las personas adultas pueden responder a solicitudes de niñas y niños para trasladarles a caballito de un punto a otro.

Esta idea se me ocurrió gracias a Lorenzo y me recuerda bastante a La ambulancia de los sueños.

Imagen de nay only.