Hoy he estado en la sesión “Pasear el conocimiento, educación y ciudad” de la Escuela de Educación Disruptiva. La pregunta sobre la que ha girado la charla ha sido “¿Cómo educan las ciudades?”.

En la sesión han participado:

Os comparto algunas notas y comentarios.

De la intervención de Lola:

  • Subraya que la arquitectura no sólo es construir edificios, sino también reciclar, paisaje, luz, movimiento, compromiso… y sobre todo el habitar consciente
  • También es una forma de crear puentes con la sociedad, una forma de mejorar el mundo
  • Ella propone contar la historia de la ciudad desde el pasado (conversando con mayores, por ejemplo), presente (mediante la observación, lo que nos inspira la ciudad) y futuro (qué les gustaría cambiar)
  • Esto lo practica con niñas y niños de 5 a 11 años mediante el dibujo sobre todo, como herramienta de comunicación, conocimiento y creatividad. Las niñas y niños dibujan, recortan y diseñan con imágenes de edificios y personajes históricos, presentes e inventan los del futuro

 

Dibujo de Dolores Victoria Ruiz Garrido

Dibujo de Dolores Victoria Ruiz Garrido

  • Usa también la imagen para provocar el pensamiento crítico. Por ejemplo, las de León Ferrari
Diseño de carretera espiral repleta de coches

Diseño de carretera espiral repleta de coches

Diseño de plano de casa caótica con muchos coches aparcados dentro

Diseño de plano de casa caótica con muchos coches aparcados dentro

  • Me ha interesado mucho la idea de estudiar el futuro, que podría ser otra forma de fomentar la participación ciudadana. ¿Os imagináis, además de la de Historia, una asignatura que Presente o incluso una de Futuro? En clase de historia, raramente se llega hasta el Franquismo. ¿Te imaginas poder estudiar o discutir el presente? En la asignatura de Futuro, se debatiría qué se debe proteger, qué se debe cambiar, cómo cambiarlo… y ¡se practicaría!
  • “Vivimos en una crisis de la mirada. Hay que enseñar a observar en la era del ojo”
  • Lola critica que consumimos y producimos millones de imágenes pero no observamos con reposo. De esa observación puede nacer la intención de proteger o cambiar la ciudad
  • Cita a una psicóloga que afirma que las niñas y niños observan la ciudad por el rabillo del ojo, mientras su familia tira de su mano con prisa

De la intervención de Mauro:

  • Desde la arquitectura, no sólo hay que estudiar y pensar los espacios, sino las prácticas ciudadanas que hay en ellos
  • Ha mencionado ideas como la bicicrítica o los desayunos vecinales que se celebran en las calles de Madrid. Estas prácticas las hacen personas prosumidoras, es decir, consumen y producen ciudad
  • Son procesos de domesticación urbana, apropiamiento. Si hacemos un desayuno, quizá podemos hacer más
  • Las ciudades a menudo no funcionan como espacio público debido a que, al ser de todas y todos, al final acaban siendo de nadie. Actualmente es el hogar donde más habitualmente podemos sentir mayor comodidad, donde somos. (Aunque creo que no todo el mundo puede decir que sea libre en su casa, desafortunadamente.)
  • ¿Qué pasaría si las prácticas ciudadanas las lleváramos al espacio privado de un hogar? Han desarrollado un prototipo de vivienda que integra dispositivos ciudadanos auto producidos. Es una herramienta de educación que despliega conocimiento ciudadano
  • También se trata de construir otro tipo de ciudad desde la casa

caseando

  • La vivienda se compone de una estructura DIY (do it yourself, hazlo tu misma) plegable (se puede mover o cambiar de orientación) con:
    • Un sistema de medición de la contaminación, como los que han propuesto colectivos preocupados por la contaminación de Madrid
    • Wifi libre y neutral, que están promoviendo ciudadanas y ciudadanos que viven en espacios a donde no llega la conexión
    • Placas para la auto producción de energía, que también nos educan sobre los consumos menos visibles como las cosas que dejamos enchufadas pero sin usar
    • Una impresora 3D para la fabricación DIY. Se preguntaron qué tipo de cosas fabricar y decidieron construir un objetivo educativo. Éste fue una casa para pájaros, en la que les ayudaron desde SEO Birdlife. Tuvieron que estudiar en qué tipo de casas son felices los pájaros y buscar un material apropiado (no el plástico que se usa habitualmente con estas impresoras)
    • Huerto en casa
    • Juguetes sociales o “social toy”. Se trata de una caja con juegos que algunos colectivos están instalando en parques urbanos para que niñas y niños compartan juguetes y los tengan siempre disponibles en los parques
  • En la instalación e ideación cada uno de estos elementos participó y asesoró al menos un colectivo ciudadano especializado en la materia
  • Llamaron a este proyecto “Caseando“. Piensan que las casas parecen haberse convertido en objetos o espacios que no se pueden tocar ni modificar. Los denominamos con sustantivos “casas”. ¿Y si estuvieran en continua transformación? Para transmitir esta idea decidieron usar el gerundio: “caseando”. Esto se podría aplicar a las aulas, “auleando”, calles, “calleando”, etc.

Otras iniciativas similares que se han mencionado:

Me llama la atención cómo se sigue usando lenguaje sexista continuamente en estos eventos tan sensibilizadores, incluso cuando en una sesión anterior se trataron las pedagogías queer.