El pasado 17 de diciembre asistí a la mesa sobre tecnologías y accesibilidad universal organizada en la UCM. Allí escuché a Daniel Burón García, investigador que actualmente trabaja en Universidad Rey Juan Carlos.

Comentó que empezó a indagar en la accesibilidad con 14 años, ya que un profesor de Ingeniería, y amigo de su padre, tenía esclerosis múltiple. Vio cómo se preparaba las clases: tenía que esparcir todos los folios para poder ir leyéndolos desde un punto fijo.

Daniel probó a intentar lo que él hacía y le pareció complicadísimo. Ese fue uno de los puntos que quiso transmitir: la importancia de probar todo, experimentar, ponerse en la piel.

Entonces, su mente científica se puso en funcionamiento: ¿habría otra manera? En su entorno, no se conocían soluciones, pero él se remangó y dio con un sistema de luz infrarroja que le permitía al profesor mover el ratón con la vista. Así no sólo pudo preparar sus clases, sino navegar por internet.

Daniel Burón también nos habló de la ecolocalización. Os dejo un vídeo de Daniel Kish que lo explica perfectamente.

Cuando descubrió a Kish, Daniel ideó un sistema de ecolocalización con una placa de Arduino de 15 euros y un sonar de 10 euros. Con experimentos caseros como éste, comprobaba otra de las ideas que nos transmitió: a menudo no hacen falta grandes recursos para innovar, sólo ilusión, ingenio y ganas.

Nos mostró más vídeos. Con él muestra una silla de ruedas eléctrica que ha convertido en un sistema de alimentación y movimiento que es posible controlar con movimientos de la cara. Es decir, con escasos recursos (por ejemplo, botones de máquinas tragaperras) y mucha iniciativa, diseñó un sistema para que personas con movilidad reducida puedan desplazarse y alimentarse de manera más autónoma.

Le indignó comprobar que el coste total de su diseño casero era con diferencia muy inferior a las soluciones del mercado. Es decir: su solución no es perfecta, pero sí es posible que muchas personas no puedan acceder a sistemas que podrían ser mucho más baratos y les brindarían mayor calidad de vida.

Más información