el blog de los proyectos de Olga Berrios

Infancia/juventud

Participación infantil: notas sobre los encuentros de Zaragoza y Guadalajara

encuentro-consejos-guada-notas¡Se me acumulan las cosas por contar! ¡Y encima estoy sin internet en casa! ¡¡Es el colmo!!

El miércoles pasado estuve en un encuentro sobre la participación infantil de Aragón y este finde en el III Encuentro Estatal de Consejos de Participación Infantil y Adolescente celebrado en Guadalajara.

Comparto algunas impresiones y anécdotas:

  • Más de 140 niñas y niños tomaron Guadalajara. Una de las actividades lúdica era una gymkhana por la ciudad. Curiosas y curiosos se acercaban a preguntar qué ocurría. ¿Cómo explicar en pocas palabras qué es un consejo de infancia? ¿Cómo es que algo tan interesante es tan desconocido? (Si no sabes qué es, hice una entrada en la Wikipedia sobre los consejos de infancia.)
  • Uno de los retos que se señaló en Zaragoza con respecto a los consejos fue precisamente el de la visibilidad. Sin embargo, mientras exponían la experiencia de un consejo de infancia de 15 años de historia, comprobé cómo en la web de su propio ayuntamiento ni siquiera se menciona su existencia
  • En Zaragoza, me puse como loca a pedir a la gente que me pasara documentación sobre consejos de infancia para actualizar y ampliar la entrada que publiqué en Wikipedia. Se está elaborando un diagnóstico en la región, algo que no existe que yo sepa en ningún otro sitio del país, y también le pedí al consejo más longevo que me enviara información sobre su historia
  • Me asombró la falta de precisión en indicar las medidas que se han hecho realidad de todas las propuestas que hacen los consejos. Por reglamento, debería ser obligatorio presentar un informe de funcionamiento, propuestas y respuestas a esas propuestas: qué medidas se han llevado a cabo y cuáles no, explicando el motivo
  • Silvia, dinamizadora de la mayoría de los consejos aragoneses, comentó que, en ocasiones, se tratan asuntos muy duros, que algunas consejeras y consejeros pueden haber vivido en persona. Para tratar de reducir o evitar el dolor, se les propone que cuenten sus opiniones e ideas pero con un peluche. Cada niño y niña tiene su peluche para transmitir una historia. Me parece un recurso precioso y simpático
  • Constatamos cómo chicas y chicos siguen pidiendo centros comerciales
  • En Guadalajara, se trabajaban diversos paneles. En el de educación, me sorprendió por acertada la idea de que niñas y niños no sienten como suyo el espacio del cole o el instituto, es decir, no pueden opinar sobre qué contenidos dar ni cómo se decora, por ejemplo, de tal manera que son protagonistas, pero se les esclaviza a una experiencia de la que no se sienten más que consumidoras esclavas
  • Durante una sesión, se trabajó la escalera de la participación. Se animó a las y los consejeros que pusieran ejemplos de casos de diferentes niveles de participación o no-participación. Muy interesante un grupo que se enfocó en calificar el nivel de participación incluso de los trabajos escolares: si el o la profe me manda un trabajo y no puedo decidir el tema y no me ayuda, es un nivel bajo de participación, si el tema lo decidimos entre todas y todos, me ayuda, pero quienes decidimos finalmente todo somos niñas y niños, el peldaño y nivel de participación es superior
  • Otro grupo tuvo muchos problemas para encontrar ejemplos de baja participación. No sé si no son conscientes o exigentes, si es que su experiencia es así de fantástica o qué. Pero, pensando en la última opción, es verdad que son parte de una especie de élite privilegiada. al final, ser parte de un consejo de participación significa obtener una experiencia muy interesante y, además, poder aportar en decisiones que beneficiarán a tu localidad y barrio. Estuve a punto de intervenir y pedirle al grupo que pensara en todos los casos de escasa participación que viven otras niñas y niños no consejeros. Parecía que no se acordaban de esa mayoría de la población. De repente, se me antojaron como lo que apuntaba antes: una élite privilegiada. Sin embargo, viven y practican un derecho. El problema es que muchas otras personas no acceden/accedemos a él.
  • Por otro lado, los consejos de participación son una herramienta reducida. Pueden dar cabida sólo a un número reducido de niñas y niños, ¿cómo ampliar este derecho?

Artículos relacionados

Leave a Reply