olga berrios

la broma

el blog de los proyectos de Olga Berrios

Cibercorresponsales, Comunicación social

La belleza de ser espectadora

nene leyendo sofá

Dibujo de un nene leyendo en un sofá que me gusta tanto que lo usaré siempre que pueda

Creo que empecé a pensarlo cuando era adolescente. Me molestaba que me obligaran a tener el rol de espectadora. Aunque fuera el más pequeño, me gustaba tener un rol en todo: en la obra de teatro del cole o de portera en el partidillo del patio del barrio. No lo entendáis por un afán de progatonismo, sentía una mezcla de horror por el aburrimiento y de presentimiento sobre la participación ciudadana.

También empezaba a criticar a los medios de comunicación, entendiendo que no hacen comunicación, sino apropiarse de los recursos y transmitir su propio discurso. Y, evidentemente sin hilar toda esa argumentación, sino quizá por intuición y curiosidad, me metí en crear unos medios de comunicación propios, como Nuestro periódico, un periódico infantil en papel.

Unos años más tarde, me he convertido en una comunicadora extraña: trabajo ayudando a que otras personas se expresen. (Aunque, aprovechando que pasaba por aquí, matizaría que yo creo que eso es la comunicación real.) Y, eso de ser comunicadora extraña, a la vez me convierte diariamente en su espectadora.

Sobre todo en Cibercorresponsales, soy parte del público de más de mil chicos y chicas. Aunque quizá más que público se trate de un rol de interlocutora, ya que tengo tareas como:

  • educación, aportando un enfoque pedagógico en mis comentarios
  • facilitación, intentando aportar herramientas y enlazar entre los grupos
  • motivación, animando continuamente, aunque aporte a menudo críticas o sugerencias de mejora
  • análisis, reflexionando sobre lo publicado para aportar nuevas ideas
  • difusión, moviendo lo que publican para que más personas les escuchen

Pero todo eso se queda bastante a la sombra, ya que el proyecto está pensado para que sean protagonistas. Así que, aunque esté en una oficina delante de una pantalla, a menudo me imagino leyéndoles cómoda y dulcemente en un sofá con una taza de Nesquick.

Y, en ese estado, les dejo comentarios que resumen un poco lo que quería transmitir con este artículo:

¿Sabes? Me ha encantado leer tu post. Transmites tus ganas de pensar, expresar y compartir. Tú vuelves a contarnos cosas. Yo vuelvo aquí a leerte, a seguiros, a contemplar y admirar cómo cambiáis. Sorprende cómo maduráis, expresáis los cambios o se notan cosas como … que ha mejorado muchísimo tu forma de escribir.

A veces, ser público (y no protagonista), observar, motivar y estar al lado de alguien es precioso. Aunque sea al otro lado de la pantalla 😉

 

Artículos relacionados:

El megáfono y el fonendo: de difundir a escuchar

 

2 Comments

  1. spidrmancoy

    Tú si que vales!
    Muy buen artículo, un tema súper original, en el que nunca había pensado.

  2. Olga

    Olga

    spidrmancoy, es un honor recibir un comentario tuyo. Gracias.
    Yo al tema le estoy dando vueltas desde hace años. Te recomiendo un artículo que, además, voy a agregar al post como artículo relacionado. Es una imagen que tengo hace mucho tiempo en la cabeza:
    http://www.masticable.org/2012/11/19/el-megafono-y-el-fonendo-de-difundir-a-escuchar/

Leave a Reply

Copyleft 2020 la broma

Theme by Anders Norén