Austria, Hungría, Francia, Holanda, Alemania, Italia… como ya he realizado bastantes viajes, me doy cuenta de que los preparativos son similares en todos, aunque con variables. De hecho, solemos usar la misma lista de tareas y equipaje para comprobar al preparar cada viaje.

Libro de ruta

Lo primero es tener la idea… ¿dónde vamos? Yo, sinceramente, elijo mis viajes gracias a una editorial: la Esterbauer. Tiene una colección de libros de rutas de lo que llaman “relax cycling“, es decir, rutas sencillas, con escaso desnivel y exigencia técnica.

Además, sus mapas son completísimos comparados con otras publicaciones del estilo. Con ellos puedes saber dónde hay una cuesta, dónde debes cruzar el ferry, si el camino está pavimentado o no, si hay supermercados, campings, monumentos, fuentes de agua, etc. Además, el formato es cómodo para consultar durante la ruta por su tamaño y anillas. Evidentemente, no son perfectos. En el último viaje nos hemos dado cuenta de que estaba desactualizada la guía, pero aún así es útil.

mapa de esterbauer

Los tramos con línea discontinua significan que el carril no está pavimentado. Aquí se puede ver que en este pueblo Ostiglia hay hostal y algún restaurante. Con la línea amarilla y con puntos rojos, advierte que en el puente habrá tráfico a motor.

¡Importante! Estas guías están en inglés, alemán y neerlandés principalmente. Yo, aunque no hable dos de estos idiomas, las compro porque el mapa es lo principal. Lo que viene en esos idiomas son algunas recomendaciones y, sobre todo, descripciones de los pueblos y sus monumentos. Si no encuentras la guía en un idioma que hables, y te interesa ese turismo cultural, puedes completar adquiriendo una guía de esa zona o país en un idioma que hables. Por ejemplo, para Holanda tuvimos una guía en neerlandés de Esterbauer más una guía turística de “la Loly” (la famosa editorial Lonely Planet) en castellano.

Para quienes elijan su primer viaje y quieran algo realmente fácil, les aconsejo sin dudar la Danube Bike Trail 2, que recorre el río Danubio en su zona de Austria. Es la ruta más adaptada y preparada que he conocido hasta ahora. Las guías se pueden comprar por internet o en tiendas como Desnivel.

Bicicletas

Aquí solemos plantearnos dos opciones: ¿llevamos nuestras bicis o las alquilamos? Generalmente lo primero es más barato, pero logísticamente complicado.

Para llevar tu propia bicicleta, si vas en avión, tendrás que consultar las condiciones de la aerolínea. Algunas directamente no aportan esta información. Otras indican que se deben transportar en una caja. Para esto hay que quitarles los pedales a las bicicletas, ya que no caben, y para ello transportar todo el viaje una pesada herramienta. Incluso alguna compañía demanda que se desinflen las ruedas. Pero lo realmente complicado es conseguir una caja de bicicleta para el viaje de vuelta. En algún aeropuerto las venden, pero no es habitual. La única vez que he volado con la propia bicicleta, una amiga consiguió que nos guardaran las cajas de la idea en el parking del aeropuerto.

¡Ah! Y, si no tienes coche, te puedes ver transportando la bici, los bultos y la caja por el aeropuerto. ¡¡Madre mía!!

Ahora bien, si tienes una bicicleta plegable apañada, tus problemas se reducen.

Aunque resulte más costosa, la opción de alquilar la bicicleta es la más amable, sobre todo si para el viaje escogido no se exige llevar un modelo concreto de bici que además resulte de gran calidad. En el caso del Danubio, por ejemplo, en la estación de tren del pueblo de inicio de la ruta, Passau, te alquilan las bicicletas y ¡encima! te las recogen en Viena (la última ciudad de ese tramo) o allá donde se les indique. Tienen cierta variedad de bicicletas y puedes reservarlas, lo cual recomiendo. La mayoría son de paseo y bastante básicas, aunque no se necesita más para esa ruta.

Para Holanda, alquilamos las bicicletas en otra empresa de Ámsterdam. En el caso de la ruta de Francia, nos llevamos las bicicletas en el tren Elipsos. En la web se indica que se pueden llevar bicicletas si se reserva en un vagón concreto. En la empresa, la información es mínima y luego nos encontramos con que las bicicletas apenas cabían en el lugar, por lo que tuvimos que hacer una especie de puzzle absurdo para poder viajar con ellas.

Al alquilar, recomendaría:

  • Reservar con antelación, indicando los días y dónde se recogerán y devolverán las bicicletas
  • Elegir el modelo que se adapte a la ruta
  • Indicar la altura de las personas que las vayan a usar, para que os proporcionen una talla de bicicleta adecuada
  • Solicitar que los frenos estén en las manos, si te gustan ahí
  • No olvidar pedir una parrilla para cargar los bultos
  • Si no lleváis, candado, cesta y alforjas
  • Si hacemos la carta a las Reinas Magas, una pata de cabra funcional, situada en la rueda trasera, y no en el pedalier, a ser posible, es más cómoda, aunque no es imprescindible
  • Comprobar todo lo anterior una vez que te entreguen la bicicleta en la tienda, ya que vimos a unas españolas en Rótterdam a las que habían estafado alquilando bicicletas nefastas

Tareas

Una vez alquiladas las bicicletas, nos quedan algunas tareas:

  • Adquirir los billetes de transporte
  • Si aterrizamos en una gran ciudad, reservar el primer alojamiento. En ocasiones, también reservamos el último, para tener la seguridad de que tenemos techo la noche anterior al vuelo de vuelta
  • Sacarnos o actualizar el carné de alberguista. Si escogemos albergues de la red HiHostels, nos harán descuento con él
  • Sacarnos o actualizar la tarjeta sanitaria europea
  • Averiguar información logística como qué tren o bus traslada desde el aeropuerto a la ciudad
  • Si no sale en el mapa de la ruta el primer albergue y/o la tienda de bicicletas, imprimir un plano adicional
  • Aconsejaría también imprimir planos de metro de las ciudades importantes a visitar
  • Si las bicicletas se van a llevar o devolver en algún albergue o camping, avisarles con antelación. Es posible que te pidan la confirmación de que el alquiler está pagado, así que es mejor llevar una copia o el original de la factura

Listado de equipaje

Nosotras combinamos el alojamiento en camping, pensiones y albergues. Os lo organizo por bloques:

Bicicleta preparada para la lluvia con mapa enfundado en la cesta, cubrealforjas y tienda en la bolsa estanca

Bicicleta preparada para la lluvia con mapa enfundado en la cesta, cubrealforjas y tienda en la bolsa estanca

Documentación

  • Billetes de avión
  • Planos y guía de la ruta
  • DNI y/o pasaporte
  • Diccionario reducido (opcional)
  • Carné de alberguista
  • Tarjeta sanitaria europea
  • Dinero en metálico

Tecnología

  • Cámara de fotos y/ó vídeo
  • Cargador de la cámara
  • Tarjetas de memoria suficientes
  • Móvil
  • Cargador del móvil

Herramientas

  • bicicleta preciosa con transportín y pulpos

    Bicicleta preciosa con transportín y pulpos

    Linterna pequeña (para desplazarse por el camping o ver dentro de la tienda)

  • Tronchacadenas
  • Desmontables (sirven para quitar la cubierta de la rueda si se pincha)
  • Pulpos
  • Cuerda (para hacer la colada)
  • Pinzas
  • Parches
  • Pegamento para los parches
  • Llaves allen
  • Bombín

Complementos bicicleta

  • Alforjas (si tienes de neopreno, mejor, si no, de tela con las cosas dentro de bolsas de plástico por si llueve)
  • Cubrealforjas (por si llueve y son de tela)
  • Cesta (ideal que llevara un sistema para poder consultar el mapa de la ruta mientras pedaleas)
  • Funda para la guía (con una bolsa de plástico vale, así evitamos que se moje o rompa cuando la manipulamos)
  • Guantes para bicicleta (de invierno o verano dependiendo de la época del año)
  • Bidón
  • Gafas bicicleta
  • Gorra

Ropa técnica de bicicleta

Esto dependerá de la previsión atmosférica, os pongo todas las posibilidades … a veces llevamos de todo

  • Chubasquero
  • Pantalones chubasqueros
  • Chaqueta de abrigo (a ser posible de bicicleta, que te cubra “el lomillo” y sea cortavientos)
  • Escarpines (¡sí!, si llueve y no hace algo de frío, se puede pedalear con ellos y chanclas)
  • Culottes (si se van lavando, con dos es suficiente) (largos o cortos dependiendo del tiempo)

Ropa cotidiana

  • Hay que priorizar y llevar poco peso, así que con dos o tres piezas de cada basta si se van lavando cada día.
  • Ropa interior
  • Camisetas
  • Top deportivo
  • Bikini
  • Ropa exterior
  • Chanclas
  • Zapatillas
  • Calcetines

Alojamiento

  • Saco de dormir
  • Colchonetita hinchable o esterilla
  • Tienda de campaña (elegir un modelo que se pueda transportar en bicicleta. Si sois dos, con la T2 de Decathlon vale)
  • Candado para taquillas (por si se duerme en albergue)

Higiene

  • Papel higiénico (en algunos campings no hay papel)
  • Botes pequeños de gel, champú, suavizante…
  • Toalla pequeña y fina
  • Detergente para lavar la ropa a mano
  • Cepillo de dientes
  • Pasta de dientes
  • Desodorante
  • Pañuelos
  • Crema hidratante
  • Compresas
  • Cepillo
Desmontable para quitar cubierta de la rueda de la bicicleta

Desmontable para quitar cubierta de la rueda de la bicicleta

Salud

  • Crema de sol
  • Ibuprofeno
  • Pastillas para la alergia
  • Gasas
  • Tijeras
  • Espadradrapo
  • Paracetamol
  • Repelente de mosquitos
  • Betadine o agua oxigenada
  • Thrombocid
  • After-bite
  • Crema para rozadoras (quizá tengas en el culete, para evitarlas recomiendo usar el culotte sin ropa interior)

Alimentación

  • Barritas de cereales
  • Infiernillo de gas para calentar comida
  • Taza o, incluso mejor, táper con tamaño de taza y tapa para guardar sobras
  • Cuchara
  • Tenedor
  • Navaja

Seguridad

  • Chaleco reflectante
  • Casco
  • Candados

Opcional dependiendo de si vas con tu bici o no

  • Cámaras (si vas con tu bici, sabrás el tamaño)
  • Plástico de cocina (si transportas la bici en autobús, te servirá para embalarla)
  • Caja para transportar la bicicleta
  • Llave quitapedales (si tienes que meterla en una caja, le tienes que quitar los pedales)

Artículos relacionados