Cuatro investigadoras de la Universidad Loyola de Andalucía se han leído y estudiado 1917 artículos de Cibercorresponsales, la red social de adolescentes en la que trabajo, y 100 de sus comentarios.

Lo han hecho para estudiar esta red como ejemplo de aprendizaje entre iguales. De la investigación, me ha encantado esta idea:

Acostumbradas a una visión negativa cuando se aborda el uso de la tecnología y de Internet por parte de las jóvenes, los resultados de este estudio nos demuestran que las y los menores tienen inquietudes intelectuales y que el compartir aquello que saben con sus semejantes, para enseñar y aprender entre ellas y ellos, potencia su espíritu crítico y reflexivo, les anima a ser responsables y a difundir información esperando despertar el interés del otro, así como a buscar en sus semejantes ayuda, consejos, completar ideas, o propiciar colaboraciones.

Desde esta visión positiva, se plantea un análisis futuro de la felicidad que produce la comunicación digital como medio para el aprendizaje entre iguales, y que surge del hallazgo de numerosos comentarios donde los participantes expresan el sentimiento que les produce formar parte activa como entes creativos de un proyecto de comunicación común: “como siempre tras leer tus post, me siento más ligera, más positiva…Esto es fabuloso porque tienes una maravillosa aptitud. ¡¡Haces sentir mejor a las personas con las cosas que escribes!!”.

Más información

felicidad - joaquín villaverde

Foto: Joaquín Villaverde