Algunas fotos, algunas escenas, tienen algo de cuento. Me gusta esto de ir inventando fotocuentos en mis viajes y por eso repito.

fotocuentos cartagena 01 - río de ovejas

El río de lana

¿Cómo sería un río de ovejas? Yo me lo imagino como me imagino nadar en una nube. Así de suave. Pero las olas dirían “beeee”.

fotocuentos cartagena 02 - que le corten la cabeza

¡Que le corten la cabeza!

Dicen que las estatuas romanas se fabricaban pensando en sustituir la mano y la cabeza del emperador de turno por el siguiente. Era más barato. Es una de las razones por las que se rompen esas zonas con más facilidad y por las que no llegan a la actualidad.

Yo me imaginé cuerpos políticos de quita y pon, y a la orden de “¡Que le cambien la cabeza!”, un nuevo ejecutivo al cargo.

(Si la cabeza cambia, ¿cambia algo?) (¿Y si le ponemos un cuerpo de pequeño pony y al menos nos reímos?)

fotocuentos cartagena 03 - vivir en la historia fotocuentos cartagena 03 - vivir en la historia 2 fotocuentos cartagena 03 - vivir en la historia 3

Redecora tu historia

En muchas épocas históricas, se han aprovechado elementos (que ahora valoramos mucho) como piezas de relleno en las construcciones. En la foto detalle, columnas del teatro romano de Cartagena que han sido usadas para rellenar edificios posteriores. En este mismo espacio, reutilizando estos materiales, hubo un teatro, un mercado, barrios de varias épocas y una iglesia.

Esto demuestra por un lado cómo se valora ahora el patrimonio cultural, pero también sorprende cómo la mayoría de las personas vivimos muy ajenas a elementos históricos. ¿Te imaginas viviendo en un monumento? ¿Te imaginas que las zonas comunes de las oficinas o viviendas pudieran decorarse y visitarse, a modo de museo, con elementos históricos? Yo quiero un mosaico griego o romano en mi casa, por favor.

fotocuentos cartagena 04 - abuelos y palomas robot

El bucle robot

La ciencia había avanzado. Los cuerpos eran eternamente jóvenes. Pero, un grupo de melancólicos echaba de menos una imagen y se propuso reproducirla: la de los abuelos echando migas a las palomas. La reprodujeron con robots disfrazados en las plazas. Sin embargo, un error de configuración provocó la intoxicación y extinción de la especie. No tuvieron más remedio que fabricar palomas robóticas.

fotocuentos cartagena 05 - ella no baila sola

Ella no baila sola

No sé qué le ha hecho beber hoy más de la cuenta. Y ayer y anteayer. Se empeña en sacar a bailar a todo el mundo. Toda la verbena la rechaza. Qué pesada la borracha. Qué ridícula. Toda la verbena la mira con espanto. Sin embargo, ella no abandona. Ella no baila sola. De repente, descubre la pareja más inesperada.

Un militar serio le sigue, le baila con pies locos, brincando con sus medallas, inventando pasos.

fotocuentos cartagena 06 - espacios conquistados

fotocuentos cartagena 06 - espacios conquistados 2

Espacios conquistados

Empezaron en las tiendas de chuches. Quioscos, heladerías. A veces, pasillos de coles, parques y jardines. Fue el movimiento artístico infantil en el que miles de niñas y niños crearon obras, organizaron exposiciones y compartieron sus propias ideas artísticas con el resto del mundo.

fotocuentos cartagena 07 - practicando

Batido de sevillanas

Si te fijas, él baila seco. Solemne. Con aires didácticos, pautas aprendidas, pasos ensayados. Nunca zapateó más allá de la academia. Ella es bailarina de feria. Una tía le enseñó entre comunión y comunión. Con una amiga, practicó de la primera a la cuarta en cada chiringuito. Luego, él y ella se conocieron en la verbena y ahora intentan seguirse y mezclar sus pasos. Sus pasos de sevillanas, luego tanto ella como él tienen sus amores, su familia, trabajo, aficiones y amistades. Sólo se encuentran en cada verbena. Para preparar un batido de sevillanas.

fotocuentos cartagena 08 - guía turístico

Historias de la historia

Tener la suerte de visitar unos restos arqueológicos que están en proceso de excavación aún. Las y los arqueólogos siguen descubriendo capas, gritando de alegría a cada nuevo fresco o capitel, corriendo a contárselo a las y los guías. Dani, nuestro guía, es mileurista. Pero tiene la fortuna de vivir el proceso, de contarnos tanto el contexto de la excavación, como los métodos de trabajo, lo que queda por hacer, dificultades, retos y novedades. Lo hace orgulloso, no recitando, sino emocionado.

Engancharte tanto al relato que pasas horas escuchando al guía. Y luego comentando lo aprendido.

fotocuentos cartagena 09 - la calle honda

La calle Honda

Cruz de mayo, banderas, vasos. Os dejo con esta foto que prefiero compartir sin cuento.

 

Artículos relacionados