Ayer, en el Museo ABC, me paré un segundo a mirar por la ventana. Al otro lado de la acera, un enorme edificio con aspecto abandonado. ¿Qué será? ¿Qué podría ser, si nos dejaran?

¿Cuántos edificios hay en esa situación en Madrid… y otras ciudades del mundo? ¿No sería fantástico poder visitarlos, adentrarse y curiosear en ellos? Eso ha hecho Óscar Carrasco en “Madrid off”, que se expone en Tabacalera hasta el 23 de febrero.

Esto es lo que queda de la sede del Club Alpino Español.

2014-01-05 19.12.41

La fábrica Gal.

2014-01-05 19.13.00

La Estación del Norte, más conocida como Príncipe Pío.

2014-01-05 19.13.22

El Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias.

2014-01-05 19.13.55

Un búnker, una piscina, bares, un palacio, hospitales, un monasterio, una estación, dos clubes alpinos, un casino de baile, una cárcel de mujeres, una ermita, una fábrica, un faro y ¡claro! viviendas. Hay de todo. Y encima te das cuenta de que es poco… ¡existen muchos más edificios abandonados, lo sabes!

Por eso, la introducción de la exposición es directa: “Se trata de recorridos críticos y comprometidos, que nos enfrentan a realidades difíciles de ver y nos empujan a tomar partido”.

¡Por supuesto! ¿Qué eran todos estos edificios? ¿Qué pasó con ellos? ¿Cómo se permite su abandono? ¿Cómo podríamos transformarlos? ¿Qué podría crearse y surgir a partir de ellos?

Surge una mezcla de molestia e irritación ante un sistema que permite este despilfarro, sin embargo a la vez una explosión de imaginación y posibilidades: centros sociales, lugares de juego, polideportivos, bibliotecas, salas de ensayo… ¿qué ve cada cual en el abandono?

Más información