En algunos momentos, aunque fuera verano y lleváramos un saco de invierno, no era suficiente para combatir el frío y la humedad en Holanda.

A Mariluz se le ocurrió que durmiéramos con el petate, que usamos generalmente para empaquetar las alforjas en un único bulto y facturarlo así.

Aquí nos veis: dentro del saco y dentro a su vez del petate. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

Saco dentro del petate