puzzlódromo

He conseguido un elemento de lujo para mi casa. Se trata de un puzzlódromo, una mesa de casi dos metros para hacer puzzles.

Está compuesta por cuatro patas baratas (alguna más habrá que sumar, por si se vence) y un tablón de madera del carpintero del barrio.

Ahora toca componer el puzzle de Los Simpsons, brillante, gracioso y colorido, que le regalé a mi hermano por Reinas Magas y que me ha prestado.

Compruebo que muchas personas prefieren conservarlos e incluso enmarcarlos y colgarlos. Yo prefiero hacerlos, deshacerlos y rehacerlos. Aunque a veces me canso, teniendo en cuenta que hasta hace poco sólo tenía dos puzzles.

Ahora tengo cuatro, pero aún así he buscado en internet algún proyecto de intercambio de puzzles. La verdad es que he encontrado bastante poca cosa. ¿Os suena algo así?