y ya está

Una cibercorresponsal publicó un artículo protestando porque muchas y muchos adultos suelen repetir que las chicas y chicos lo que tienen que hacer es “estudiar y ya está”.

La verdad es que, contemplado así, esta sentencia es un tanto reduccionista, ¿no?

¿Por qué limitamos así a las personas?

Por ejemplo, ella señala que también quiere viajar o aprender japonés. Qué curioso, como si eso no fuera estudiar. Como no está contemplado habitualmente en el sistema educativo convencional, estudiar un idioma por emoción, no es “estudiar y ya está”.

En los comentarios, le apuntaba que quizá también podríamos ampliar la mente: chicas y chicos menores de edad no sólo estudiando, sino participando y decidiendo en la sociedad.

Basándome en esta idea, y aplicándola a otros grupos de personas estereotipadas, he hecho esta viñeta sobre cómo limitamos a las personas y nos limitamos a nosotras mismas.

¿Sólo trabajar? ¿Sólo cuidar? ¿Sólo no hacer nada? ¿Sólo estudiar? La primera respuesta a esta pregunta, se me ocurre, será algo relacionado con el ocio: tomarse unas vacaciones, huir, viajar… Pero, ¿qué más? ¿Participación ciudadana, lectura compulsiva, locura creativa?