Es curioso: si no hay historias lésbicas, nos quejamos. Si las hay, algunas y algunos acudan al grupo o cineasta de utilizar estas historias como herramienta de mercadotecnia.

Vía Bollo sapiens