A menudo nos especializamos en algo. Eso se convierte en nuestro monotema. O quizá caemos en la rutina. No siempre la causa es la falta de inquietudes: a menudo es afán práctico. Entre el tiempo que habitamos, escogemos priorizar aquello en lo que nos sentimos ágiles.

Sin embargo, a veces, te regalas una ventana. O la descubres por casualidad.

Te asomas a ella y los estímulos de repente te rodean. Se genera uno de esos momentos en los que fantaseas. Imaginas mil proyectos. Deseas salir corriendo para dibujar, escribir, crear y compartirlo.

Visitar este fin de semana la feria “Más que libros” ha provocado en mí uno de esos momentos. Parece el segundo capítulo de la exposición “Lecturas de cabecera”, ya que tras leer un libro titulado “Si fuese un libro”, saludas a…

libros que son casas…

libros que son juguetes…

libros que son arte…

libros que son comida…

libros que son conceptos…

libros que son… más que libros.

Os comparto aquí algunos ejemplos… ¡pero había cientos!

(Qué penita la calidad de las fotos…)

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Expo Más que libros

Este libro se titula “Ola”.

Expo Más que libros

Aquí podéis ver una casa y un texto de la Constitución Española en referencia al derecho a la vivienda.

Expo Más que libros

Quizá os preguntéis… ¿y no tenían texto? Sí, había historias fantásticas. Os dejo un verso.

Expo Más que libros

Qué pena que sólo durara ese fin de semana. Merece la pena que lo alargaran para que más personas visitaran la exposición.