Heterogolpe de realidad

Esto es algo que Mel me comentó:

Este finde visité a unas antiguas amigas… Bodas, bautizos, partos, pañales, guarderías… ¡¡Fue como un heterogolpe de realidad!!

Aún me pregunto si sería un “heterogolpe de realidad” o un “golpe de heterorealidad”, pero finalmente lo he puesto tal y como lo dijo.

“¡Pero si, las lesbianas también pueden casarse, parir, comprar pañales, bregar con guarderías”, podrán decir.

Ya-ya… pero supongo que Mel de repente se sumergió en un ambiente en el que todo esto se presuponía desde un marco heterosexista, sin considerar siquiera la posibilidad de que haya una lesbiana en el grupo y, eso sí, albergando la expectativa de que la propia Mel responda a esa planificación vital.