Cada ciudad tiene sus rincones. Hay que saber encontrarlos, valorarlos y compartirlos. Hasta ahora, sólo había oído malos comentarios de lugares como Alicante. Sin embargo, la ciudad esconde detalles particularmente hermosos.

Algo llamativo es que no tiene un castillo, ¡sino dos! El más céntrico es el de Santa Bárbara.

Fijaos en la imagen. Parece un rostro humano de perfil, ¿verdad? Le llaman “el moro”. Como dice Flip, “no le llama el árabe ni la persona con rasgos magrebíes, sino el moro“. ¬¬

Le llaman el moro

Aquí tenéis al otro “moro”, un graffiti muy chulo en el casco antiguo.

El otro "moro"

Al rincón que me sorprendió se le conoce como Barrio de Santa Cruz. Se sitúa en la falda de la peña sobre la que se levantó el castillo. Calles empinadas y laberínticas, escalinatas, macetas por doquier, casas decoradas, inscripciones de los nombres de sus habitantes en cada fachada…

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

Santa Cruz, barrio poético

Barrio de Santa Cruz

La subida al castillo tiene una pendiente de hasta un 20% de desnivel, como observaréis en este cartel.

Cuidado con la inclinación

Me hizo particular gracia esta imagen, que hubo que escenificar.

Cuidado con la inclinación Cuidado con la inclinación

Las vistas desde ahí arriba son impresionantes.

Vistas de Alicante desde el castillo

Panorámica de El Campello

De bonus track os dejo un poema bien fresquito que alguien dejó en la subida y una panorámica de la playa de El Campello, una localidad muy próxima.

Texto fresquito

Panorámica desde el castillo de Santa Bárbara

¡¡GRACIAS, FLIP!! <3 <3 <3