Seguro que os suena. Lo curioso de esta composición, como podéis comprobar, es que el instrumento solista es… ¡una máquina de escribir!