Samba Martine tenía 33 años cuando murió, el pasado 19 de diciembre de 2011, tras pasar 40 dias detenida en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, en Madrid, donde se le había asignado el número de detenida 3106.

Víctima de la violencia del sistema de fronteras fue encerrada por “no tener papeles”. Y a pesar de saberse que estaba gravemente enferma no recibió tratamiento alguno. Un año después nadie ha sido condenadx por su muerte y seguimos pidiendo Justicia para Samba.

Repetimos: CIEs no.