El protagonista lleva una curiosa vida ocupando hogares de otras personas hasta que entra a una casa que no está vacía. Allí conoce a una mujer maltratada. Así comienza una película preciosa, silenciosa, dulce y sorprendente en busca de la invisibilidad.

“Bin jip” significa “Hogares vacíos” en coreano.

Gracias, chicharrilla.