Lo tecleé mal el otro día y la gilipollez me hizo gracia.

¡A otra osa, mariposa!