2012-05-08 Friki de armario

¡Entérate! Todas somos frikis de algo.
Pero la mayoría estáis en el armario.
(Siniestra.)

Mucha gente usa este adjetivo de con la intención de insultar o para menospreciar. Quizá también lo usan para mostrar su confusión ante algo que no entienden ni comparten. O quién sabe por qué.

El caso es que, tras un tiempo pensándolo, se me ocurren varias cosas que le dan la vuelta bastante al término.

Por un lado, la sociedad señala como friki aficiones muy concretas. A nadie que le encante cocinar se le suele llamar friki. Tampoco si te emocionas con la música clásica o con el latín. Se suele calificar así a personas con aficiones que parecen escogidas casi al azar: cómics, anime, videojuegos, juegos de rol, programación, tecnología, etc.

Por otro, lo friki equivale a una persona con mucha afición, mucha pasión por algo. En algunos casos, esa afición puede ser extrema. Pero, de cualquier manera, significa que hay una persona que es capaz de aprender un idioma muy diferente y compartir sus traducciones gratuitamente, una persona que quizá pase dibujando muchas horas, una persona que se especializa en programación de una forma impresionante…

Otra posibilidad es que haya muchas personas que tengan aficiones muy grandes y las oculten o incluso no las desarrollen por diversos miedos. ¡Están en el “armario”! Llamaríamos friki entonces a quienes son capaces de expresar lo que les gusta y compartirlo sin esos bloqueos.

Teniendo en cuenta todo esto… pienso que cualquier persona a la que le encante algo y lo practique a conciencia se le podría denominar friki.

Aunque depende de la persona que adjetiva y su tono, incluso podríamos decir que llamar friki a alguien, amigas y amigos, podría considerarse como echarle un piropo.

Toma ya. Ahí te quedas.