Daikichi es un chico de 30 años solitario y workhólico que acude al entierro de su abuelo. Allí descubre que el señor tuvo una hija secreta que se llama Rin y tiene 6 años. Ahora ha dejado huérfana. Y Daikichi decide cuidar de ella.

“Usagi drop” (lágrima de conejo, o en castellano quizá mejor lágrima de cocodrilo) es una historia muy tierna e idealizada -y a pesar de eso sin sobrecarga de sensiblería- del descubrimiento de la paternidad y sus sensaciones por un hombre.

Recomendaría esta serie a toda persona que quiera ver algo muy diferente a la imagen violenta que se tiene del anime. Además de tranquila y divertida, es preciosa por su sencilla historia y los detalles de que algunas escenas parecen hechas en acuarela.

Me enteré de su existencia gracias a Ajostiernos, a quien cito:

Lo considero un anime para todos los públicos, una de esas raras producciones que sobrepasa los límites de los fans, otakus o japoneses, cualquiera podría o debería disfrutar.