A la luz de las velas su belleza es aún más evidente. ¿Acaso alguien le ha dicho que la quiere?

Marguerite Duras en “Las diez y media de una noche de verano”.