Copio y pego directamente del Manual del Comunicador Rural Descentralista. Fascículo 1: Comunicación para la Democracia y el Desarrollo (pdf), una publicación de la organización Calandria.

qué no es comunicación CALANDRIA1. Comunicación no es igual al lenguaje, al mensaje o a los discursos. Porque las relaciones sociales de ida y vuelta, son las que permiten la comunicación en tanto que el tipo de lenguaje empleado -ya sea verbal, escrito, gestual, etc- son los vehículos para transmitir los mensajes que intencionalmente queremos compartir.

2. Comunicación no se reduce a la simple entrega de información. Menos aún, si se brinda información desde un emisor sin la búsqueda de las opiniones, respuestas o esclarecimientos de las y los receptores.

La información que se imparte desde arriba hacia abajo, es unilateral porque rompe sistemáticamente la formación de las corrientes de opinión plurales y elimina la retroalimentación, el llamado FEED BACK. Esto genera que las unidades de información de muchas instituciones públicas, queden limitadas en su liderazgo de opinión y no llegan a calificar a la población usuaria en los temas, mecanismos o procedimientos que les compete.

3. Comunicación no es solamente la difusión de la gestión que se hace desde las autoridades. Porque los sujetos de la relación completa, son las y los ciudadanos quienes tienen sus propios puntos de vista, expectativas, necesidades, ideas creativas, dudas y comentarios críticos sobre la marcha de la gestión municipal o gestión regional.

Sí existe comunicación cuando se produce el encuentro de autoridades y pueblo para evaluar los resultados de la administración pública.

4. Comunicación no es solamente la propaganda de los logros. Las imágenes aunque tenga impacto audiovisual en la población, no reemplazan de manera permanente lo que siente y vive la población en el día a día que es la realidad.

Así, cuando solamente se presentan los aspectos positivos, se hacen evidentes los maquillajes. Compartir las limitaciones, los problemas y los desaciertos en la gestión pública, reforzarían los sentidos de responsabilidades compartidas entre autoridades y pobladores.

5. Comunicación no se reduce a la buena imagen institucional o a las óptimas relaciones públicas de los organismos gubernamentales. La verdadera comunicación ayuda a resolver el dilema Como
solucionar cada uno de los problemas sociales con eficacia y de manera permanente? 0

Esta visión de la comunicación “dar buena imagen”, nos hace postergar medidas concretas para establecer relaciones cercanas y fluidas entre los y las gobernantes con la población a través de los y las líderes sociales. O simplemente, motivar que las autoridades respondan a las preguntas que la población tiene bajo forma de rumores o sensaciones de malestar.

6. Comunicación no se hace desde arriba hacia abajo. Tampoco es “concientizar” enseñando la verdad a los que tienen “poca cultura ”.

Hay una llamada “teoría hipodérmica de la comunicación” que felizmente hace años fue vista en sus limitaciones. Sin embargo, algunas miradas y prácticas de comunicación, la mantienen, restando creatividad, autonomía y recortando las potencialidades de la población mayoritaria.

Eso sucede, cuando pensamos que hacer comunicación es “como transmitir la verdad a la gente” como aplicar una inyección de conocimientos. Si concebimos a la gente como ignorante o desprovista totalmente de información, más aún si pensamos que “no tienen cultura”; entonces establecemos relaciones jerárquicas en la comunicación. Lo pertinente es asumir a la comunicación como el “intercambio de aprendizajes”, llamado también INTERAPRENDIZAJE.

7. Comunicación tampoco es el mercadeo social recortado a satisfacer las necesidades de la población al estilo de “clientes”.

No olvidemos la dimensión ciudadana y política de nuestra gente. Los asuntos públicos que se comparten en las relaciones comunicativas de ida y vuelta no pueden reducirse solamente al campo de los negocios.