Hoy hemos acabado de copiar la receta de cuscús que nos ha dictado Montaña.  También hemos respondido al primer comentario que recibió el blog de las ladies. Seguimos aprendiendo a leer y escribir.

Las mujeres nos han contado que les encantó la última tarde. La de los cortos sobre la violencia machista. “Mucho mejor que otras veces”, dice Maritrini. “Las películas son aburridas, largas, no entiendes. Pero estos cortos tenían base”. Me alegra que esté Atreyu delante. Ella organizó todo.

“Pues sabes que cuando nos fuimos algunas decían que tenían cosas que decir y se callaron“, protesta Montaña. “Por ejemplo a mí me molesta mucho que algunas digan que en Marruecos esto no pasa. Esto pasa, igual que en España, pero no sale en las noticias”.

Maritrini empieza a contar la historia de una señora a la que vio que trataban muy mal en la embajada. La conversación se calienta. Están indignadas.

Cuando pasa un rato, reparto planos de metro. ¿Os acordáis cómo el año pasado nos costaba esto? Ahora les pido que lean líneas enteras. Ya no hace falta buscar paradas con nombres cuyas letras conozcan. Lo leen casi todo. También estudiamos la simbología: transbordos largos, cortos, paradas de autobús, combinaciones, etcétera.

Luego merendamos. Se había convocado otra actividad relacionada con el día contra la violencia machista, pero nos han dejado plantadas. Aprovechamos para coincidir con el resto de grupos. Conocernos mejor. Bromean sobre ir a la peluquería ir llevar pañuelo. Charlamos de otras cosas. Estrella me cuenta que ayer vio una película sobre indios y sobre el derecho al voto de la mujer. Que terminó muy tarde la película.