Una escena de “Princesas” que me encanta.