Desde el principio de los tiempos el concepto de normalidad ha sido contradictorio y confuso. Siempre se ha entendido como sinónimo de lo habitual, de lo mayoritario, pero en realidad tiene mucho más que ver con lo normativo, con lo obligatorio, con la ley social, sea o no una ley escrita.

Rosa Montero en su artículo “La normalidad no existe”

Artículos relacionados