El otro día, una lady nos contó algo curioso. Decía que el barrio había cambiado mucho desde que ella llegó. Por ejemplo, antes no había tiendas de autoservicio.

– Había que pedir las cosas. Saber decir cada cosa. Ahora todo es más fácil: coges tú misma las cosas.