el blog de los proyectos de Olga Berrios

Lenguaje inclusivo, Transexualidad

Han matado a Roberto

robertoMe acabo de enterar. Mataron a Roberto.

Le conocí cuando estuve de voluntaria en El Hombre Transexual, una asociación de chicos transexuales.

Mientras nos preguntamos qué aclarará el juicio, Mario y yo leemos y nos indignamos con la cobertura que da El Mundo:

  • Le mencionan continuamente en femenino
  • Se regodean en detalles morbosos sobre el asesinato

En resumen:

  • Le dan muchos detalles morbosos a la ciudadanía, pero no suficientes elementos para entender qué es la transfobia, por qué existe y si se puede actuar. Es decir, elementos que nos den herramientas como ciudadanía
  • La noticia, para mí, pierde total credibilidad con este tratamiento. Cita datos de la Fiscalía… pero he acabado cuestionando todo

¿Cómo podrían haber publicado una mejor nota?

  • Respetando su identidad: era Roberto
  • No dando por hecho algo que aún no sabemos porque no hay juicio: ¿fue un asesinato transfobo?
  • Contextualizando la noticia: ¿qué pasa con el colectivo transexual en España?, ¿son comunes este tipo de crímenes?, ¿por qué este odio?, ¿qué medidas hay para proteger a estas personas?, ¿son suficientes?

Aquí tenéis la nota:

Piden 25 años a dos mujeres por matar a una transexual

La Audiencia Provincial acoge hoy la vista oral contra Dolores R.N. y Ainoa N.B., por varios presuntos delitos de homicidio, coacciones y contra la integridad moral. Les piden 25 años a cada una por la muerte de Concepción G.H., a quienes ellas no sólo presuntamente mataron a golpes, sino que hostigaron aprovechándose, según la Fiscalía, de sus dudas sobre su identidad sexual. Y es que Concepción, en realidad, quería llamarse Roberto.

Los hechos arrancan en 2006, cuando las procesadas se instalan en el domicilio de la mujer “con la idea de ir ganando poco a poco su confianza hasta minar su voluntad”, según la Fiscalía. En febrero de 2007, Dolores y Ainoa comienzan a encerrar a Concepción en su casa, y le dan constantemente un trato “humillante y degradante” con la excusa de que la mujer tenía problemas de identidad sexual y había comenzado una serie de cambios hormonales conducentes a hacerse llamar Roberto.

Las vejaciones continuaron. Las mujeres aprovecharon el rechazo que Concepción sentía por su cuerpo y la torturaron desnudándola y grabándola en vídeo, a sabiendas del sufrimiento que eso podría producirle. También le obligaron a vestir ropa femenina.

Concepción, al parecer intentó echarlas de su casa, pero los esfuerzos fueron vanos, tanto que las ahora acusadas consiguieron hacerle firmar un documento por el que las autorizaba a permanecer en el domicilio hasta que consiguieran uno propio y le prometía a una de ellas, Dolores, 1.200 euros.

Los vecinos escuchaban repetidamente gritos y golpes provenientes de la casa, y veían a la mujer por el edificio cada día más taciturna, sucia, con lesiones sin curar y desnutrida. El final de esta brutal historia es igual de dramático: Concepción muere la madrugada del 1 de septiembre de 2007 sobre un colchón del suelo de su habitación, «desnuda y sucia», dice la Fiscalía. La causa, traumatismos en la cabeza y un enorme hematoma. Se encontró su sangre en el marco de la ventana, en la persiana del salón y en el suelo de la habitación.

Más información:

¡Adiós, Roberto!

Leave a Reply