Forma divertida de protestar y mucho mejor que las pesadas y aburridas ruedas de prensa.