El otro día recordé un ejercicio que hacíamos habitualmente en el cole. Copiar dictados que estaban escritos en la pizarra.

Así que estamos experimentando con este ejercicio.

De momento los dictados orales son brevísimos. Alguna vez he intentado que copien hasta cinco palabras, “el sol y la luna”, pero lo tengo que repetir mil veces.

carta lady

Los dictados en pizarra pueden ser más largos.

  • Son muy lentos.
  • Apenas dejan espacios entre las palabras. ¡Tisa!*, les dijo.
  • Apenas memorizan todavía. Van letra a letra copiando.
  • Se equivocan de línea. No van leyendo el contenido.
  • Intentan que todas las palabras quepan en las mismas líneas que están en la pizarra. Si no lo consiguen, las apelotonan a la derecha en lugar de seguir en la siguiente línea.
  • Aún no pillan lo de los signos de puntuación.
  • Los dictados más largos sirven para que perciban cuántas letras conocen ya y cuántas cosas pueden escribir. ¡Anima!

* Con la ayuda de una hija de una lady, me estoy haciendo un mini cutre vocabulario lady-jaenero para poder decir lo básico: akteb (escribe), ikra (lee), sukút (silencio), tisa (espacio), asuktu (callaos)…

P.D.1: ¡Ha vuelto la cuentacuentos de Marruecos! Su madre está mejor.

P.D.2: El domingo estuvimos merendando en el parque ladies, hijas y nietas. Tres horas de merienda de dulces marroquíes (luego, súper potentes, dulces y en cantidad brutal) y… un táper de salmorejo.