el blog de los proyectos de Olga Berrios

Periodismo

La información de los medios como un mapa erróneo

… si consideramos la prensa como una especie de representación cartográfica de la realidad, que periódicamente, con sus explicaciones de lo que acontece ha de facilitar que la ciudadanía se oriente en sus actuaciones personales e intervenga en la gestión democrática de los asuntos públicos, a la vista de los resultados de las investigaciones hemos de concluir que estos mapas en lugar de orientar, desorientan y confunden.

Porque estas representaciones contienen errores que no son simples erratas puntuales: amplifican unas zonas y las describen minuciosamente, mientras que otras mucho más extensas son minimizadas o excluidas y decoradas con imágenes que apelan al victimismo, al miedo o a la burla nunca inocente.

Las zonas representadas con todo tipo de detalles están ocupadas por las minorías que acumulan las riquezas y pueden disfrutar de los paraísos del consumo que exhibe la publicidad; por el contrario, las zonas por las que transitamos la mayoría de las mujeres y hombres, y a partir de las que nos ubicamos en la sociedad y actuamos para resolver los problemas derivados de unas condiciones sociales cada día más injustas, estas zonas vastas y diversas sólo se adivinan en los bordes, separadas de aquellas por abismos cada vez más profundos.

En el mejor estilo de aquellos mapas antiguos en los que las tierras conquistadas y supeditadas al poder que los financiaba aparecían como parajes idílicamente ordenados, rodeados por monstruos irascibles y amenazantes que poblablan las tierras ignotas del más allá.

Estas representaciones gozan de credibilidad porque están legitimadas como objetivas y racionales por los profesionales y lso políticos, a pesar de que (…) son reduccionistas, parciales y partidistas. Y esta credibilidad bloquea la capacidad de reconocer esos otros territorios poblados por otras muchas gentes.

“¿De qué hablan las noticias? Guía para humanizar la información”, Amparo Moreno, Florencia Rovetto y Alfonso Buitrago

Leave a Reply