Hoy hemos estado en la concentración en Madrid en protesta por los ataques de Israel en Gaza.

DSC06230

A estas horas varios medios hablan de entre 270 y 300 personas muertas. Israel está machacando Gaza, aprovechando los días de coberturas y atenciones blandas. De misas espectaculares y multitudinarias que dan la espalda a muertes lejanas, raras, extranjeras, justificadas.

DSC06193

Bastante gente alzaba sus zapatos, imitanto simbólicamente al periodista iraquí que lanzó sus zapatos a Bush.

DSC06237

DSC06206

DSC06208

Había poca gente en general. Y pocas caras conocidas. Ahí vemos a Inés Sabanés.

DSC06242

Poca gente, mucha poli.

DSC06246

Algunas de las consignas eran:

Esta embajada está ensangrentada. Esta embajada está mejor quemada. Esta embajada está mejor cerrada.

DSC06196

Vosotros sionistas son los terroristas. Asesinos, asesinos. ¿Cuántos muertos hacen falta?

DSC06203

Es resistencia, no es terrorismo. Que viva la lucha del pueblo Palestino.

DSC06220

DSC06219

Nos han llamado la atención este cartel tan “lady”.

DSC06228

DSC06226

Por qué

Las razones para este ataque son la ruptura de la tregua y la utilización de los cohetes Qassam.

El poder mortífero de los cohetes Qassam quedó demostrado este sábado, después del peor ataque israelí contra los palestinos en 40 años, cuando Hamas lanzó 20 de estos proyectiles y dejó un saldo de una ciudadana israelí asesinada. Una víctima civil israelí contra más de 230 civiles palestinos asesinados.

Esa desproporción no es sino evidencia de la desigualdad de fuerzas entre uno de los Ejércitos mejor equipados del mundo y un movimiento de resistencia palestino que se alimenta de la desesperación de los palestinos en los territorios ocupados, donde la muerte parece el único destino claro: mártir o víctima, esa es la única opción para los niños palestinos que viven todos los días bajo la bota militar israelí.

La cuestión no es si se justifica o no el terrorismo, nadie se confunda. La cuestión es, de nuevo, de proporciones. Equiparar los crímenes de Hamas con los del Estado de Israel es como comparar a los judíos partisanos que combatieron la ocupación nazi en Europa con el III Reich. Sencillamente inmoral, y criminal, porque hace igual a la víctima y al victimario.

Los misiles Qassam: una vil excusa que no engaña a nadie. Patricias Rivas en Rebelión

Existe un gran desconcierto en el mundo sobre la última ofensiva israelí contra las instalaciones militares de Hamás en Gaza. No son pocos los que se preguntan la razón de este ataque masivo. No ocurre lo mismo en Israel. En este país democrático en donde, en contraste con lo que sucede en el otro bando, cada uno puede expresar lo que piensa, hay un consenso general: no había otro remedio. Se les había advertido una y otra vez. “Estáis jugando con fuego”, se les dijo claramente. La ministra de Relaciones Exteriores incluso viajó el otro día a El Cairo para reiterar al Presidente Mubarak la gravedad de la situación creada. “Israel no puede seguir tolerando los incesantes ataques del Hamás de Gaza. Están haciendo imposible la vida de la población civil en la región adyacente a esa zona”, expresó la candidata a la Presidencia del Gobierno al dirigente egipcio.

¿Por qué se ataca Gaza? Carta de un lector publicada en La Vanguardia

Más información