Cuando conocí a las ladies, estaban dentro de una caja. Allí había cartulinas con las sílabas pintadas, ordenadas con gomas. Monedas impresas y recortadas. Hojas de publicidad, con sus coloridas ofertas.

Grupo D 2008-2009. Raquel, Ainoa, Fátima, Nazaret, Olivia, Aida… Ninguna se llama así en realidad. Cada una tiene una ficha de “acogida”. Alguien ha apuntado sus datos en ella y lo que estas mujeres contaron al llegar.

Me imagino a alguna de ella gesticulando. Diciendo cosas atropelladamente, con el ceño fruncido. Preocupada. Aprender español, leer papeles, poder hablar, ir a la compra.