el blog de los proyectos de Olga Berrios

Feminismo, Publicidad

Decálogo para identificar la publicidad sexista

Decálogo para identificar la publicidad sexista

ES SEXISTA LA PUBLICIDAD QUE…

1. Promueve modelos que consolidan pautas tradicionalmente fijadas para cada uno de los géneros.
Anuncios que siguen perpetuando los roles tradicionalmente asignados a cada género, ajenos a los cambios sociales y a las nuevas realidades vividas por muchas mujeres.

2. Fija unos estándares de belleza femenina considerados como sinónimo de éxito.
Anuncios configurados desde una mirada masculina que limitan las posibilidades de éxito social para las mujeres al seguimiento de unos modelos de belleza.

3. Ejerce presión sobre el cuerpo femenino a través de determinados tipos de productos.
Anuncios que limitan los objetivos vitales de las mujeres a la adecuación a unos determinados patrones estéticos. En estos anuncios, las mujeres aparecen descontextualizadas, parece que no hacen nada, sólo centran sus diálogos en el cuidado corporal.

4. Presenta el cuerpo de las mujeres como un espacio de imperfecciones que hay que corregir.
Anuncios que presentan los cuerpos de las mujeres y sus cambios debidos a la edad como “problemas” que es preciso ocultar y/o corregir.

5. Sitúa a los personajes femeninos en una posición de inferioridad y dependencia.
Anuncios que presentan a las mujeres como dependientes con respecto a los hombres, en un segundo plano, sin voluntad, pasivas y sumisas. Llama la atención el recurso a una imagen postrada, sometida, de las modelos en los reportajes de moda.

6. Excluye a las mujeres de las decisiones económicas de mayor relevancia.
Anuncios que siguen perpetuando los roles tradicionalmente asignados a cada género y que, considerando que las mujeres no tienen autonomía económica, las sitúan en un segundo plano cuando se trata de tomar decisiones sobre compras de mayor cuantía económica.

7. Aleja a las mujeres de los espacios profesionales prestigiados socialmente y, por el contrario, les asigna los roles de limpieza, cuidados y alimentación familiar.
Anuncios que siguen manteniendo el tradicional reparto de espacios, asignando a las mujeres el ámbito de lo privado, desprovisto de prestigio, y a los hombres el espacio de lo público, del saber y de la autoridad.

8. Niega los deseos y voluntades de las mujeres y muestra, como “natural”, su adecuación a los deseos y voluntades de las demás personas.
Anuncios que nos muestran a mujeres realizadas como personas en la medida en la que responden a lo que los demás piden de ella: los hijos e hijas, el marido, la madre… Si esta mujer desempeña también un empleo fuera del hogar, deberá atenderlo todo: superwoman.

9. Representa al cuerpo femenino como objeto, esto es, como valor añadido a los atributos de un determinado producto; como su envoltorio, en definitiva.
Anuncios que recurren al cuerpo femenino, o al fetichismo de determinadas partes del mismo: labios, pies o prendas de vestir femeninas, como reclamo para atraer la mirada y la atención del potencial cliente.

10. Muestra a las mujeres como incapaces de controlar sus emociones y sus reacciones, “justificando” así las prácticas violentas que se ejercen sobre ellas.
Anuncios que muestran a las mujeres movidas por caprichos, faltas de juicio en sus reacciones y comportamientos, histéricas, charlatanas… En el fondo, se está recurriendo a estereotipos conductuales muy habituales en la representación tradicional de las mujeres. En estos mensajes, las mujeres quedan ridiculizadas o han de ser vueltas a la cordura por el elemento masculino.

OTRA PUBLICIDAD ES POSIBLE…

Si se habla de las mujeres (jóvenes, viejas, guapas, feas, gordas, flacas…), y no de la “mujer”

Si se evitan los roles de género asociados al sexo, porque si vemos mujeres muchas veces en la cocina, se acaba considerando que el lugar “natural” de la mujer es la cocina

Si se representa a los hombres, y no al “hombre”, del cual la única mirada hacia las mujeres es sexual

Si los hombres aparecen en la cocina con naturalidad, y no “haciendo la paella del domingo” con la mujer como pinche

Si los papeles que se asignan a niños y niñas no son diametralmente opuestos

Si las relaciones que se muestran entre hombres y mujeres no son sólo de atracción-seducción sexual

Si las relaciones entre mujeres y hombres son de camaradería, solidaridad, cooperación y atención mutua, tanto en el trabajo como en la diversión

Si se representan también las múltiples relaciones entre hombres

Si cada vez más mujeres tomamos conciencia de nuestros derechos de ciudadanía para reclamarlos y ejercerlos incluso en la publicidad

Si se va introduciendo el modelo de mujer autosuficiente que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo y sabe controlar su vida sin ayuda masculina

Si las mayoría de las personas no aceptaran la afirmación de que “la belleza es el proyecto principal en la vida de una mujer”

Si estamos seguras de que parte de nuestro atractivo depende de cómo nos vemos a nosotras mismas

Decálogo elaborado por el Observatorio Andaluz de la publicidad No Sexista

2 Comments

  1. Creo que se me han ocurrido ejemplos de anuncios, de cada cosa que dices.
    El tema de la publicidad es desesperante, porque por más que repetimos que hay que cambiar los roles y los estereotipos sobre los géneros, en los discursos, digamos, menos explícitos, es donde continúa saliendo toda la carga sexista. Por ejemplo, en la publicidad, en el arte, en la literatura… Y lo malo de la publicidad es que encima es un bombardeo diario constante, tiene un papel muy importante en nuestras vidas.
    Lo peor es que cuando discutes con expertos sobre esto te salen con el típico argumento de que todo son criterios económicos, y que los criterios económicos no entienden de sexismo… Como si colara, a estas alturas.

    Saludos de nuevo!!

  2. Luis Manteiga Pousa

    ¿Y porqué las mujeres no se niegan a participar en ese tipo de anuncios?. Un poco de autocrítica, por favor.

Leave a Reply