Ayer, en el taller de web 2.0 y cultura de la participación que dinamicé en Barcelona con la FCONGD, salió una idea habitual: en la Wikipedia hay malas contribuciones y “no hay nadie” que se responsabilice por ellas, que vigile eso.

Cosas sobre esto:

  • Todas y todos somos responsables en un proyecto así -y en el mundo en general- de responder ante una mala contribución. La Wikipedia en este sentido es una metáfora del mundo. ¿Por qué esperar a que haya un organismo o institución que vigile? ¿Por qué no participar, opinar y transformar cada persona?
  • Cuando me comentan este tipo de cosas me da la sensación de que abortamos la participación por miedo a las malas participaciones. Lo que propongo es que dejemos que aparezcan y las rebatamos tranquilamente. Esa es la verdadera participación: que salgan las cosas que piensa realmente la gente. Que contestemos y hablemos sin escandalizarnos continuamente. Esto educa a ambas partes. Esto requiere tiempo, esfuerzo y muchísima paciencia.

La expresión de “no hay nadie que vigile/controle la Wikipedia” me llama la atención. Quizá está relacionado con la forma de pensar la participación que tenemos, esos esquemas que nos limitan.

¿No hay nadie para mejorarla? ¡Pero si estamos todas y todos!