Cuando el equipo se plantea los objetivos en comunicación de su entidad, puede que haya personas que argumenten que -aunque no lo que les gustaría- hay que apostar por intentar llegar a los grandes y tradicionales medios de comunicación. “Salir en la foto” es lo mejor para las subvenciones.

Mientras, no disponen de una web digna ni bien posicionada, no tienen una imagen corporativa coherente, ni herramientas de coordinación interna, etc…

Ya os imaginaréis que yo voto por otra cosa, pero las cosas hay que argumentarlas:

  • Probablemente apareciendo en medios de comunicación tradicionales y generalistas aumente tu prestigio de cara a algunas personas, pero con seguridad no accederás a tu público objetivo si eres una ONG local o te diriges a gente joven, por ejemplo.
  • Tener buenas herramientas, presencia y existencia en la Red también puede hacer que accedas a los medios. Cada vez más periodistas buscan ideas y se documentan en internet.

Con esto no quiero decir que haya que abandonar totalmente la nota de prensa de toda la vida. Con esto quiero decir que esa obsesión deberíamos reducirla muchísimo y apostar -no sólo por internet- sino por las vías que nos hagan llegar a nuestro público objetivo. Aunque ésta sea una simple carta postal.