Y lo son más que la mayoría de las declaraciones de la clase política que publican diariamente los medios de comunicación, más que los resultados deportivos, más que las noticias del corazón… más que muchísimas de las noticias que nos tragamos día a día.

Nos siguen tangando y a veces hay que recordar esto. Para que no nos parezca normal tener que ir a secciones concretas y a medios minoritarios para saber qué pasa realmente.