La pista me la dio Mercedes a través de un comentario. ¡Gracias, niña!

Insisto: no tenéis ni idea de cómo los comentarios que dejáis por aquí me ayudan en un montón de cosas.

Zookoda es una alternativa más completa que Feedburner.

Ambos sistemas se basan en el RSS. ¡¡Esto es indispensable!! Con él, envían los materiales que vas publicando en un sistema.

Yo recomendaría el segundo para gente que no quiera complicarse la vida. La diferencia es que Feedburner lo envía todo con una estética similar. Envía todos tus posts cada día, siempre y cuando publiques algo. Te ofrece algunos datos sobre suscriptorxs por correo-e y por RSS. Te evita tener que currarte un mensaje de boletín y gestionar las cuentas. Va solito. Un ejemplo ideal para incluir Feedburner es un blog personal como éste.

Zookoda servirá mejor para iniciativas en las que el envío de un boletín más currado sea algo valorable. Un ejemplo es ChandraLAB.

Te permite:

  • Elegir qué artículos, en qué orden y cuándo los quieres enviar. ¡Programarlo!
  • Elegir a quién se lo envías.
  • Personalizar el diseño del boletín y la caja de suscripción a través del CSS. En esta además puedes pedir más datos, si los necesitas.
  • Consultar muchos más datos sobre lectura y actividad con los envíos.

Ahora bien: está claro que es un sistema un poco más esclavo que Feedburner. Obliga a trabajar un poco más… más que nada porque de Feedburner te olvidas porque furula solito.

Como ejemplo os pongo el boletín de ChandraLAB en modo imagen:

chandralab zookoda

Y el boletín en modo web.

Hay que destacar algo. A partir de la proliferación del uso de los CMS y el RSS, los boletines no se diseñan de manera aislada. El proceso evoluciona. Se generan contenidos para un sitio web y los boletines vienen a ser una selección de esos contenidos, con sus pertinentes enlaces.

Más información:
Tutorial de Feedburner