Las chicas del taller que estoy impartiendo en San Fernando de Henares (Madrid) me invitaron el martes a visitar la exposición de encajes de bolillos que tienen dispuesta en el centro cultural Gabriel Celaya de su ciudad, justo en la Plaza del Santo.

– Esto es muy complicado, ¿eh? ¡Como lo que tú nos enseñas! -bromeaba una.

Aquí dejo unas fotos.

Aunque al producto final -personalmente- no le encuentro demasiado interés, me impresionó mucho ver cómo se hacen los encajes. Una de estas mujeres llevaba 8 horas y apenas tenía acabado un pedacito de lo que luego sería el encaje final.

Mucha habilidad, paciencia, mucha vista y cabeza para algo tan poco valorado. Quizá el encaje de bolillos (sólo hasta cierto punto) se pueda comparar a la visión que históricamente se ha dado del trabajo y el valor que las mujeres han aportado a la sociedad.

Algunas preguntas que me surgen (de la plena ignorancia): ¿Son iguales las asociaciones de mujeres a las feministas? ¿Son feministas las asociaciones de mujeres? ¿Cómo podemos acercar el feminismo a las entidades que menos lo conocen? ¿Despreciará alguna entidad feminista el trabajo de esta asociación de mujeres? ¿Está el discurso feminista adaptado para este tipo de entidades?

Más fotos de la localidad: