el blog de los proyectos de Olga Berrios

Blogactivismo, Brecha digital, Dinamización

¿Uso o abuso del anonimato?

¡Qué tal! Muchas veces se plantea el uso del anonimato como forma de proteger a bloggers que denuncian situaciones de injusticia y sus vidas pueden correr peligro por esto o que plantean críticas dentro de un sector que no lo permite. En este caso es su empleo el que corre peligro.

Ejemplos de lo primero pueden darlo la gente de Reporteros Sin Fronteras -que lanzaron su guía para ciberdisidentes– y ejemplo del segundo caso lo podemos encontrar en La andadura de la cooperación al desarrollo.

Por otro lado, en muchos casos se utiliza el anonimato en blogs personales para poder escribir sin autocensurarse. Yo misma lo hago y creo que es un uso lógico ya que en principio es una herramienta con un objetivo muy individual en la que conocer la identidad de quien publica puede dar juego.

Sin embargo, pienso que en muchísimas ocasiones se abusa del anonimato. Me parece que se debe a la tecnofobia. Y en este último caso es donde como activistas en internet quizá más debamos preocuparnos.

Mucha gente piensa que firmar un blog puede ser más peligroso que el hecho de que tu número de teléfono aparezca en la guía o que regalemos continuamente nuestros datos a empresas cuando compramos cualquier cosa. Creo que esto se debe a dos cosas:

  • La imagen que desde medios de comunicación, la educación y la política se ha generado de Internet como un campo lleno de pedófilos, porno-adictos, piratas y violentos.
  • La desinformación sobre qué ocurre con nuestros datos… no sólo en Internet, sino en cualquier gestión.
  • Planteo esto a raíz de un problema que me comenta un asistente a un taller del laboratorio. Está promoviendo el blog de una asociación de madres y padres en Almería. Echando un vistazo al blogs me encontré con el siguiente anuncio:

    La nueva directiva de la APA, quiere agradecer a todos los comentarios que hacéis, y entendemos y comprendemos a todos los padres y madres, pero si quiere que le respondamos a sus dudas o consultas, pedimos por favor, que además nos remitáis, vuestras ideas, quejas, consultas al correo de la A.P.A., para que podamos contestar y/o dar solución a cualquier duda, utiliza el blog y el correo. GRACIAS.

    Quizá no se dice claramente, pero el problema es que las familias estaban dejando comentarios interesantes en el blog, pero no firmaban.

    Probablemente estamos poco acostumbradas/os a exponer nuestras opiniones en público y a que sean rebatidas. Tenemos poca costumbre de dialogar sin insultar y sin crisparnos. En muchas ocasiones evitamos la confrontación y no opinamos, en otras evitamos la frontalidad y omitimos el nombre. Pero no tenemos la cultura del debate constructivo.

    Si no, ¿qué lógica tiene el anonimato en una asociación así? (a no ser que de verdad haya un problema muy chungo)

    Personalmente creo que la gente suele pensar que opinal es fácil, cuando es todo lo contrario. Una opinión debe estar bien construida, redactada, dirigida… y debe estar expuesta en el momento y espacio adecuado.

    Vuelvo a enlazar un artículo de Olga de Arrels titulado Cinco razones para no “proteger” mi identidad en el que explicaba por qué publicaba en su blog una foto de su hija y ella en una actividad con personas sin hogar.

    Beneficios de visibilizar nuestra identidad, en estos casos:

  • Da credibilidad-transparencia a lo que publicamos.
  • Nos acerca a quien nos lee.
  • Educa.
  • Probablemente nos haga reflexionar más sobre lo que vamos a publicar. Cuidarlo.
  • Fomenta alianzas y contactos.
  • ¿Qué pensáis?

    Notas relacionadas:
    Ni con el anonimato hablamos de vih/sida
    Las fragilidades, fuerzas y retos de la bollosfera

    1 Comment

    1. Planteas uno de los temas más apasionantes de la red. Cuando decidí poner en marcha CAMINANDO, no dudé ni un instante: mi nombre aparece en el blog para “dar la cara”. Pretendía provocar la toma de conciencia hacía un tema concreto, y ese reto a los navegantes me parecía incompatible con el anonimato.
      sin embargo, cada blog es un mundo diferentes ¡Afortunadamente!

    Leave a Reply