Ya tenemos muchas fechas para los próximos talleres y nos empiezan a caer gotas de sudor de imaginarnos los palazos de trayectos que nos esperan. ¡¡Tenemos citas concertadas hasta mediados de diciembre!!

El caso es que hoy nos ha tocado a Flipe y a mí repartirnos los viajes, dónde irá cada uno. Talleres lejos los viernes por la tarde (hay que volver a las tantas), lunes a primera hora (hay que ir el domingo si está lejos), talleres encadenados con poco tiempo de por medio, talleres en localidades con escasas (o nulas) combinaciones de transportes… Intentamos equilibrar bastante, pero yo este día me lo imagino como cuando el árbitro tira el euro parriba y a ver a quién le toca qué.

Ssssh… Ya mismo suena el silbato.