olga berrios

la broma

el blog de los proyectos de Olga Berrios

Feminismo

Guía para un lenguaje sin sexismos

logo-sin-sexismos

La gente de BlogResponsable.com se ha currado esta guía en pdf que sólo tiene 5 folios. Os destaco algunas propuestas, aunque está genial leerla entera también por los argumentos que da en favor del lenguaje sin sexismos:

  • Uso de genéricos. Existen en nuestras lenguas términos tanto masculinos como femeninos que se refieren a ambos sexos. Se prioriza su uso a las dobles formas.
  • Clientes – Clientela
    Competidores – Competencia
    Trabajadores – Personal / plantilla / personas
    Alumnos – Alumnado
    Amigos – Amistades
    Ciudadanos – Ciudadanía

  • Uso de nombres abstractos
  • Muchos invitados – Muchas per sonas invitadas
    Los americanos – La población amer icana / La ciudadanía
    Políticos – Clase política
    Famosos – Gente famosa
    Todos sabemos – Todo el mundo sabe / De sobras es sabido

  • Pronombrelización (o uso del quien o el cual)
  • Los lectores de este blog – Quien lee este blog / La gente que lee este blog

  • Uso de dobles formas. Para no excluir a uno de los dos géneros (el femenino en general) y ante la imposibilidad estilística de usar genéricos, hay que citar ambos géneros, alternando el orden de ambos.
  • En artículos y sustantivos: Los trabajadores – Los y las trabajadoras o Las trabajadoras y los trabajadores

    9 Comments

    1. Si se quiere, se puede.

    2. He llegado a tu blog por un premio que te dio otro bloger por ser blogera que piensas por él. Me agrada mucho este post y te queria comentar que le tengo una guerra a la pelicula de los 4 fantasticos, porque deberia ser los tres fantasticos y la fantastica y de paso, a la unica mujer que meten en el asunto, le dan el papel de invisible. Asi nos quisieran tener muchos!!! … pero bueno, gracias por tu post …

    3. ¡Hola!

      Es la primera vez que comento por aquí.

      Me gustaría discrepar de lo que dices sin hacer de esto una batalla campal (es increible cómo se las gasta la gente en la blogosfera).

      “Clientes”, “alumnos”, “lectores”, “famosos” y “todos” son palabras, como ya sabes, plurales.

      Y el plural en español, aunque algunos quieran olvidarlo, es neutro.

      El caso de “cliente” me parece especialmente claro. Después de eso tendríamos que dejar de decir “estudiante”, “responsable”, etc…

      Intentar evitar palabras que hieran sólo a la gente ignorante es dejar que la ignorancia se abra paso entre nosotros.

      Y por lo que se ve en este blog, tú no eres ninguna ignorante.

      Por otro lado, tenemos cosas mucho más importantes de las que preocuparnos.

      El lenguaje (esto lo cuenta maravillosamente José Antonio Marina en “el laberinto del lenguaje”) es reflejo de las necesidades de la gente y de la realidad social.

      ¡Cambiemos la realidad primero!

    4. fjhidalgo

      A mí lo “politicamente correcto” siempre me suena a falsedad. Es intentar quedar bien con los todos pero en el fondo te importa una mierda todo. Sino observad a los políticos.

      Para resolver el tema, hay dos soluciones: o todas las palabras en femenino (y punto) o recuperarmos el género neutro del latín. El problema estaría que las dos soluciones, en un futuro, nos daría una situación similar a la actual: si todo lo decimos en género femenino, los hombres nos sentiríamos discriminados. Pero si por el contrario creamos un género neutro, por economía del lenguaje, volveríamos a tener solo 2 “géneros” uno masculino/neutro y uno femenino. Aún recuerdo algo del latín de bachillerato: neutro -u, femenino -o y masculino -o…. la terminación -u se transformó en -o, ahí que usemos la forma masculina como neutra….

    5. Lo de que os sentais oprimidos/as hasta con el lenguaje suena obsesivo!!!

    6. la verdad es que prefiero que me respeten con hechos que con palabras, pero siempre dice mucho de una persona cuando se esfuerza por liberarse de los sexismos al hablar

    7. fjhidalgo

      Hace unos días leía a Javier Marías y hablaba de este tema en un artículo suyo de EPS del año 2005. La conclusión a la que llega es la siguiente: quién intenta ser políticamente correcto y no llama las cosas por su nombre, no solo no es más intolerante que quién no se esfuerza por ser “correcto” sino que además intenta negar la realidad sobre la que habla.

    8. Estimada gente. Como autor de la guía para un lenguaje no sexista que se cita, debo decirles que la mayoría de comentarios no están centrados en el tema.

      No tiene nada que ver con correcciones políticas, sino con no excluir, pues hay soluciones, no hay que inventar casi nada.

      No tiene que ver con dobles formas como a menudo se confunde: como arriba se escribe, “clientes” es un sexismo porque excluye las “clientas”, “clientela” es la solución.

      El plural en si mismo no es neutro ni que lo diga la academia de la lengua, que ya sabemos cuantas mujeres ocupan alguna silla con letra… porque digo yo que existe ciudadanos y ciudadanas, ¿no? ¿Cómo va a ser neutro ciudadanos? “Ciudadanía” es mucho más responsable.

      Palabras que ya son neutras como “responsables” o “estudiantes” se pueden acompañar de un doble artículo o bien simplemente eliminar el artículo, como en latinoamérica, que casi no lo usan.

      Fíjense en la más sexista de cuantas palabras conozco: “proveedores”. ¿Por qué es masculino? Pueden ser empresas, organizaciones, entidades, personas… ¿donde están los masculinos? Debería usarse siempre “proveedoras”, pues el masculino se ha usado sólo porque quien nos visitaba era un señor con una maleta, que ejemplificaba al “proveedor”. En cualquier caso, mejor ‘proveeduría’ (como en Latinoamérica) o simplemente ‘aprovisionamiento’ en algunos otros casos.

      Quien conozca sobre programación neurolingüística (PNL) sabrá que las palabras hacen pensamientos, los pensamientos actitudes, las actitudes motivaciones y las motivaciones acciones. Por regla transitiva, usar un palabras sexista lleva a practicar el sexismo en toda regla en otros ámbitos de la vida.

      Termino con el texto de la 1a aportación: “si se quiere se puede”. No hay nada banal en este mundo.

    9. lachufa

      GRACIAS XAVIER¡¡¡¡

      Me alegro de que alguien se haya tomado la molestia de hacer algo así. Eso requiere una reflexión previa basada en la información, en el análisis y la crítica. Se siguen utilizando las mismas tres cositas de toda la vida para justificar el sexismo en el lenguaje y tratar de convencernos de que algunas personas somos muy susceptibles.

      Creo que es importante utilizar bien los recursos lingüístico e innovar allí donde sea necesario. Utilizar el genérico o lo que en otras lenguas son “colectivos” no es precisamente un esfuerzo de imaginación sino recuperar parte de nuestro idioma y negarnos a ser invisibilizadas en plurales que no nos incluyen. Si ese tipo de expresiones se utilizaran en el derecho penal es probable que no hubiera cárceles para mujeres. Existe el masculino plural al igual que existe el femenino plural o los genéricos.

      Las palabras nos construyen y con ellas construimos nuestro mundo, así que manos a la obra.

      Hemos escondido mucho nuestra hipocresía y prejuicios tras lo “políticamente correcto”. Nos hemos escondido tanto para hablar sin que nadie nos pudiese recriminar por las formas o tener que entretenernos en discusiones que no nos interesaban que hemos conseguido olvidar lo que era en realidad.
      Entiendo el hartazgo de los y las intelectuales pero no su desidia para rescatar su origen o para ofrecer alternativas.

      “Lo políticamente correcto” era una especie de advertencia social. Te obligaba a hacer un esfuerzo al expresarte, a tener en cuenta que existen muchas realidades, a ser consciente de que no se viven igual las “mismas cosas” , saber que construimos, transmitimos y perpetuamos situaciones con las palabras. Sabíamos que ahí donde se empleaba ese “políticamente correcto” había un debate inconcluso, falta de información y reflexión, mucha discusión pendiente, muchos cambios en una misma cabeza y sobre todo el gran esfuerzo de un grupo de personas para conseguir que al menos nos molestemos en nombrar sus realidades como sus protagonistas la definen.

      Deconstruir y construir, es el curro de la vida.

    Leave a Reply

    Copyleft 2020 la broma

    Theme by Anders Norén