¿Os acordáis de la experiencia de blogs en prisión que os conté en diciembre? ¡Salen en El País!

Los blogs se ha revelado como un instrumento de aprendizaje a todos los niveles. “Con el blog hacen cosas que nunca harían en clase: han aprendido a buscar información, saber expresarse, usar correctores ortográficos y diccionarios, buscar sinónimos, escribir textos con el aliciente de que les leerán, saben montar un blog, hacer la plantilla, poner colores, tipos de letras, coger imágenes, pero también leer y plasmar lo que son y aceptar las críticas”, asegura.

(…) “El interés hacia sus escritos representa para los internos un estímulo para la autovaloración, el aprendizaje y la continuidad de la actividad, y ha ayudado a consolidar su implicación con los blogs y la necesidad de escribir contenidos interesantes para sus lectores”.

Además, explican: “Apreciamos una disminución del rechazo o temor hacia el mundo exterior gracias a los primeros comentarios, que provocaron un sentimiento de pertenencia a nuestra sociedad y se convirtieron en referentes positivos y normalizadores. No despertaron interés por sí solos; también hicieron sentir a los internos que ellos interesaban”.

Más sobre ellos: http://bloggersdesdeprision.blogspot.com

Vía: blogpocket

[tags]cárcel, prisión, internos[/tags]