Numerosos estudios han demostrado que los periodistas tienen una querencia inevitable hacia las fuentes de información oficiales (básicamente, hacia las que trabajan por el Gobierno).

¿Por qué? Según Gans, cuando se duda entre dos fuentes (…) se presume que la fuente oficial es más segura porque nunca podrá mentir abiertamente.

Pese a los errores históricos que ha provocado esta creencia (ya en la Guerra de Vietnam los llamados Papeles del Pentágono demostraron que el Gobierno de EEUU había mentido a los medios sobre el conflicto), su vigencia se mantiene.

Lo han demostrado las armas de destrucción masiva que nunca se encontraron en Irak pero de las que se vieron obligadas al menos a hablar todos los medios, porque insistían en su existencia líderes tan fiables como los de Reino Unido y EEUU.

El periodista entiende que si informa mal porque el Gobierno ha mentido, la culpa será del Gobierno, pero si informa mal porque ha tomado los datos de una fuente “no aceptable”, la culpa será suya.

Leído en el informe “La responsabilidad social corporativa en la prensa española” (pdf).
[tags]fuentes informativas, fuentes de información, fuentes oficiales de información[/tags]