el blog de los proyectos de Olga Berrios

Justicia social

Sobre la transparencia en el sector

Visibilizo y destaco comentarios muy interesantes que llegaron a un artículo anterior.

En el hablaba de que Alejandro me proponía que iniciara yo misma desde este blog un debate sobre la transparencia en el sector. Yo le comentaba que no estaba capacitada ni era mi función, que era responsabilidad de la Administración, pero que quizá había gente como el grupo de La andadura y Carlos Gómez Gil que podrían lanzar un debate.

la andadura de la cooperación:

Lógicamente estamos interesados en impulsar el debate y crear foros, pero también creemos que la participación activa de personas y organizaciones debería ser el incentivo principal para este tipo de iniciativas.

Nos parece bien que Alejandro pregunte si alguien (en este caso tú) se anima a iniciar un debate profundo sobre “lo que está pasando en el sector”. Lógicamente, esta es una petición que fundamenta una postura más bien pasiva hacia los problemas que sin duda, comparte la vasta mayoría de las personas relacionadas con el tercer sector.

Como sabes, nosotros llevamos algún tiempo removiendo tópicos y rumores, pero es una tarea muy, muy difícil animar a la gente para que participe, aunque sea solamente en un debate. Por mucha plataforma que creas, si nadie quiere utilizarla se queda en un intento frustrado y frustrante. Ahora bien, en La andadura no hemos tenido el propósito de hacer un blog políticamente correcto… Ni la intención de caer en el mismo discurso mejormundista-pragmático al estilo “algo ya se está mejorando”, esto ya nos aportan la CONGDE y la Plataforma de Acción Social y sus etcéteras. La ruptura con los “códigos de conducta no escritos” asusta a los profesionales de este sector que ante situaciones delicadas suelen esconderse detrás de frases hechas.

Finalmente, la valoración de ONG y su transparencia… Esto es, efectivamente, la tarea y obligación de la administración pública que canaliza los fondos públicos (de todos nosotros) a unas organizaciones que deberían cumplir una serie de criterios y estipulaciones. Lo que hace la Fundación Lealtad es dar un sello de calidad, pero la calidad de la que habla la Fundación Lealtad es virtual y se base en un sistema incentivos muy débil, casi ridículo. El principio no está mal, pero debería estar respaldado por el Estado e incluir una valoración no voluntaria en base de criterios que también exigen a las ONG de desarrollo y acción social mejorar su funcionamiento fiscal, social, laboral, etc. En otras palabras, debería ser una certificación obligatoria y revisión/auditoría continua independiente por parte de un consejo regulador, tal como sucede en el caso de la agricultura ecológica (esta tiene además la ventaja de ser reglamentada además por directivas europeas).

Por tanto, una valoración inspirada en la seriedad legal (un asunto pendiente con cierta urgencia en el sector) no se debería confundir con otra iniciativa voluntarista y seudo-”participativa”, en la que al final nadie puede ni quiere ni tiene capacidad (ni legitimidad social) de participar.

astrolabio-jsa:

Como lego, me resulta de suma importancia un autoanálisis para despejar dudas frente a las organizaciones no gubernamentales. Sigo pendiente. Saludo fraterno.

Arturo:

Compañeros de la andadura es ‘tan difícil’ animar a la gente a que participe en un debate como que vosotros/as mismos/as no lo hacéis… vuestro trabajo está muy bien pero estará mucho mejor, será mucho más transparente y pasará de ser rumorología/cotilleo a ser una piedra de cambio cuando deis la cara y firméis con nombres y apellidos. No es justa esa crítica a la no participación, a las plataformas, a las personas relacionadas con el sector, etc cuando vuestros argumentos (repito, muchas veces cargados de razones) se vierten desde el más absoluto anonimato.

Está muy bien, y muy acertado, criticar a Alejandro y a su postura pasiva, a la CONGDE y la Plataforma de ONGs de Acción Social con su discurso mejormundista, a los profesionales del sector con sus códigos de conducta no escritos, etc. pero desde mi punto de vista vuestra opinión pierde fuerza porque no os incluís en estas afirmaciones que hacéis. Todo cambiaría y no podría escribiros esto si dijerais ‘con nuestros códigos de conducta no escritos’… ya que hablar sin poner el nombre al lado es algo habitual en los profesionales del sector, lo difícil es hacer una crítica poniendo al lado la cara, el nombre y apellidos y el puesto dentro de una organización.

Alejandro:

Vaya!! Cuando me animé a lanzar la idea de un debate no me esperaba respuestas tan “rotundas”….

Lo que sugería – seguramente me expliqué mal por las prisas – es que estaría bien que hubiera un lugar (un foro, un blog, lo que sea…) donde la gente interesada pudiera intercambiar – de forma constructiva – sus puntos de vistas sobre los distintos temas que afectan al denominado “tercer sector” y, en lo que me interesa particularmente, a las organizaciones de acción social.

Si existe (no lo se, agradezco cualquier información) o se crea, me animo ya a participar en la medida de mis posibilidades…. Siempre he pensado que las dudas, las preguntas y el debate es el primer paso para el cambio

la andadura de la cooperación al desarrollo:

Seguimos pensando que la transparencia no se debate, sino que se exige, ya que es requisito legal que ahora mismo, a todas luces, no se asegura suficientemente. No debería dejarse solamente en manos de la Fundación Lealtad ni ser solamente tema de alguna que otra conferencia. Debe implicarse alguna entidad reguladora oficial que aún no existe.

Y sí, Arturo, la independencia que necesitamos también tiene un precio: El anonimato. Lógicamente, entendemos y compartimos tu visión, pero es uno de los muy pocos inconvenientes que tiene La andadura.

En todo caso, os invitamos calurosamente a participar activamente en La andadura, con críticas constructivas o no tan constructivas. Es una plataforma no siempre cómoda, pero está a vuestra disposición. Internet significa que información y el conocimiento no solamente se ofrece, sino que se genera.

Alejandro:

Ay, ay, ay…. con la fundación lealtad y la transparencia nos hemos topado. Tienen razón los compañeros de andadura, no es papel de la fundación lealtad decir quien lo hace bien, quien lo hace regular, quien no lo hace…. pero, entonces, ¿quien lo tendría que hacer? ¿la administración central?, ¿la autonómica?

Por poner un ejemplo que os sonara – y salir un poco del fangoso charco de la transparencia (económica? política? de decisión?….) – …. el tema del codesarrollo. Si las ongds están como están – según se desprende de algunos comentarios del blog andadura -, si las ongs pro inmigrantes (o de acción social) no están mucho mejor – incluso me atrevería decir que están peor – y si, por último, las asociaciones de inmigrantes se caracterizan, en su mayoría, por su debilidad y corta experiencia….. que va a pasar con toda lo que se promete en este tema en el flamante Plan estrategico de ciudadanía e inmigración del señor caldera.

El debate sobre el dichoso “tercer sector” da para mucho…. por favor, que alguien proponga temas y lo abordamos “ordenadamente” (es broma… o no?)

Relacionado: más artículos que he publicado sobre la transparencia.

[tags]transparencia[/tags]

Leave a Reply